Violencia contra la Iglesia Católica en Nicaragua ¿Una nueva fase de represión?

You Tube/ NTN24

Manuel Orozco, director del programa de Migración, Remesas y Desarrollo del Diálogo Interamericano, habló con NTN24 sobre la situación actual en Nicaragua y en especial acerca de los episodios recientes de violencia.

Orozco brindó su análisis, resaltando cómo la nueva onda de violencia dirigida hacia la Iglesia Católica en Nicaragua, ocurre como respuesta de Ortega ante el rol que la misma ha jugado en las negociaciones políticas y de cara a las sanciones contra su gobierno.

COMENTARIOS DE MANUEL OROZCO: 

“Es un mensaje contra la iglesia, pero también contra todos los movimientos de oposición que intentaban manifestarse de cara al cambio político que ocurrió en Bolivia. Entonces, [Ortega] trató de prevenir cualquier tipo de levantamiento nacional para evitar que se le cuestionara su legitimidad [y para] por otro lado, para prevenir que la gente pida reformas electorales en el país.”

“Lo que ocurre en estas últimas semanas básicamente es dónde el momento Daniel Ortega cruza la raya y le da luz verde a las fuerzas de choque del gobierno para atentar contra la integridad de los nicaragüenses, particularmente la gente que estaba pidiendo asilo en las iglesias.”

“Las sanciones que pasó EE. UU. hace dos semanas se están sumando también al informe de la misión de la OEA sobre Nicaragua, en donde ellos constatan, con evidencia, que hay alteración del orden constitucional, que hay una violación sistemática de los derechos humanos y que Nicaragua tiene que resolver esto por la vía negociada.”

“[Específicamente] Estados Unidos está considerando no sólo sanciones individuales, sino sanciones institucionales, en contra de las instituciones económicas y políticas del país”

“[Observamos una] presión internacional que está creciendo. La Unión Europea también […], en un comunicado que sacaron el día de hoy, [anuncian que] no solamente están en contra de lo que está ocurriendo en Nicaragua, pero están a punto de emitir sanciones también individuales contra el círculo de poder de Daniel Ortega.”

“La lealtad de la policía, el ejército y las fuerzas paramilitares  le ha permitido [a Ortega] quedarse en el poder. […] Su posicionamiento es fuerte desde la perspectiva militar, pero débil desde el punto de vista político.” 

[…]

VEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN NTN24