Los nicaragüenses en Estados Unidos: Del escape a la represión a la separación

Monocletophat123 / Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0 Monocletophat123 / Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0

La historia política de Nicaragua tiene más memoria de represión y dolor que vida pacífica y democrática. La migración ha sido una gran consecuencia de esta realidad. Estados Unidos ha sido uno de los principales destinos de muchos nicaragüenses. En cuestión de un año, los nicaragüenses en ese país aumentaron de 300 000 a más de 400 000. La generación post-2018 ahora representa uno de tres migrantes.

Una ola migratoria brutal

El éxodo migratorio se repite de nuevo y por razones políticas. En los años ochenta, durante la llamada revolución sandinista, salieron muchos nicaragüenses escapando de la represión, el servicio militar, una economía destartalada. Para 1990 había 168 659, 33% del cual había llegado entre 1987 y 1990, y 50% había llegado entre 1985 y 1990. Ahora, treinta y dos años más tarde, el número de nicaragüenses que ha entrado a Estados Unidos entre enero de 2021 y abril de 2022 es de 141 000, la mayoría pidiendo asilo político. Ese número ahora representa un alto porcentaje como en los ochenta, los nicas en Estados Unidos son más de 400 000, 45% de los cuales entraron desde la crisis política.

De hecho, en una encuesta reciente realizada por Dialogo Interamericano en mayo de 2022, 40% de los entrevistados dijeron haber llegado después de la crisis de abril. Las razones de haber salido difieren sustancialmente entre las dos generaciones, en donde casi la mitad de los que salieron después de la crisis lo hicieron por razones de inseguridad y situación política. Este número es mucho más alto que en los otros países de la región centroamericana que pasan por situaciones de violencia asociada con pandillas o crimen organizado.

[…]

Lea el artículo completo en Confidencial.


Related Links


Suggested Content

Video

Implicaciones humanitarias de la política inmigratoria de EEUU

Se multiplican las voces de indignación por la política inmigratoria de “cero tolerancia” que separa a miles de niños centroamericanos de sus familias en la frontera sur de Estados Unidos. Manuel Orozco, director del programa de Migración, Remesas y Desarrollo del Diálogo Interamericano ofrece su opinión a esta crítica situación que se vive hoy en día.

˙Manuel Orozco