Shifter: “La administración [Biden] tiene que ser un poco más realista respecto a las posibilidades de la región”

Michael Shifter en Cuestión de Poder Cuestión de Poder / NTN24

En esta entrevista para el programa Cuestión de Poder de la cadena NTN24, Michael Shifter y Gustau Alegret conversaron sobre la estrategia de Biden hacia Latinoamérica en el marco del artículo de opinión que Shifter publicó en el New York Times. Se habló también acerca del frágil contexto en el que actualmente se encuentra la región y los efectos de la pandemia del Covid-19.

COMENTARIOS DE MICHAEL SHIFTER:

Pregunta (P): ¿Por qué teme usted que la administración Biden pueda subestimar los desafíos que tiene la región?

Respuesta (R): La administración Biden, a diferencia de la administración anterior, viene con nuevas ideas, buscando fortalecer la diplomacia, el multilateralismo y la cooperación pero manteniendo también un enfoque sobre los derechos humanos y la democracia. Yo creo que hoy en día, esos conceptos tienen mayor resonancia en Europa que en América Latina y hay una especie de desfase entre esos objetivos que son muy nobles y la realidad en el terreno. La mayor parte de América Latina no está en una buena condición económica o política y tampoco cuenta con un gran compromiso a la democracia. De hecho, las encuestas demuestran claramente que la satisfacción de los ciudadanos latinoamericanos con los resultados de gobiernos democráticos ha bajado a un nivel que no hemos visto en las últimas décadas. La administración tiene que ser un poco más realista respecto a las posibilidades de la región. Este fue el mensaje del artículo, creo que los socios para el proyecto de Biden en la región, en este momento, no son los ideales. 

P: ¿Cuánto influye en la erosión del liderazgo de Estados Unidos en la región lo acontecido en los últimos 4 años con esta política de priorizar a Estados Unidos, particularmente en cuanto a lo que sucedió en las últimas semanas de la presidencia de Trump?

R: Hay que tener en cuenta que durante los años anteriores a Trump hubo un cierto distanciamiento entre Estados Unidos y América del Sur. Tenemos que distinguir claramente a América del Sur, América del Norte/México, Centroamérica, debido a que cada región tiene una realidad muy distinta en su relación con Estados Unidos. Si bien ya hubo una tendencia de mayor distanciamiento regional, esto se aceleró durante los últimos cuatro años bajo Trump porque realmente fue muy indiferente hacia la región a un nivel que no hemos visto antes. La relación solo se hizo en función de la política doméstica y la política personal del presidente Trump. Como resultado, Estados Unidos perdió mucho terreno. Esto tiene un costo, ha generado un daño que se puede reparar pero va a tomar tiempo. Lo ocurrido durante el desastre en el capitolio del seis de enero pasado hace que la tarea de Biden sea más complicada; es por este motivo que hay que ser más realista respecto a lo que realmente se puede lograr.

P: En su explicación, me parece entender que usted está dando por hecho que antes había una relación mucho más estrecha con la región, cuando América Latina siempre ha criticado a Estados Unidos porque lo ha considerado el “patio trasero” y no le ha puesto la atención debida. En su artículo, usted también habla de que la prioridad seguramente sean Asia y Europa, por lo que la perspectiva de que Estados Unidos vaya a ponerle mayor atención a la región latinoamericana no suena muy plausible.

R: El hecho que la prioridad este puesta en Asia y Europa no es nada nuevo. Yo considero que esto también fue así con la administración Obama y la región de América Latina ya está acostumbrada a esto. Esto no significa que no se puedan hacer cosas muy importantes, muy útiles para avanzar la agenda de Biden en América Latina y creo que el hecho de que él tiene mucho conocimiento y experiencia en la región y tiene gran sensibilidad a los problemas que enfrenta América Latina ayuda, pero hay que ser realista. La región no va a competir con las tensiones con China, Rusia e Irán y otros países. También hay un enfoque muy claro en restablecer las alianzas europeas pero el problema es que los retos que enfrenta Biden a nivel nacional no los hemos visto nunca. La herencia que dejó Donald Trump en cuanto a la economía, la pandemia, la polarización, las tensiones sociales y raciales y todo lo demás, realmente obliga a que haya una tensión nunca antes vista en los Estados Unidos. Esto no implica que no se pueda hacer nada con América Latina, pero lo que sí se puede hacer son cosas más dirigidas, concretas y más puntuales. No hay duda de que haya oportunidades, en general soy optimista, pero hay que ajustar las expectativas.

[…]

Vea el programa completo en NTN24.


Related Links