Honduras: Informe de Progreso de Políticas de Primera Infancia

Para promover la adopción de mejores políticas públicas que fomenten el desarrollo de los niños y niñas más pequeños, en noviembre de 2017 se firmó en Bogotá la Agenda Regional para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia. La Agenda, que firmaron 22 representantes de distintos sectores provenientes de 11 países, define cuatro ámbitos en los que los firmantes acuerdan priorizar sus esfuerzos: (1) Intersectorialidad y financiamiento; (2) Calidad de los servicios de desarrollo infantil, (3) Medición del desarrollo infantil, y (4) Colaboración y alianzas.

Para medir el avance de los países hacia el cumplimiento de estos acuerdos, el Diálogo Interamericano está coordinando la producción de una serie de Informes de Progreso de Políticas de Primera Infancia en distintos países. Los informes, que están siendo elaborados de manera independiente por organizaciones de sociedad civil en cada país, medirán el avance en áreas específicas comunes y expondrán los avances y desafíos en las políticas de primera infancia a nivel nacional.

Honduras tiene una baja cobertura de educación pre básica (39.1%) y enfrenta serios problemas de desnutrición infantil. Sin embargo, la elaboración de una política nacional de primera infancia sustentada en un consenso con los principales actores es un avance significativo que sirve de base para enfrentar los desafíos del país en primera infancia. 

A continuación, se presenta el Primer Informe de Progreso de Políticas de Primera Infancia de Honduras, elaborado por la Fundación para la Educación Ricardo Ernesto Maduro Andreu FEREMA. El presente informe intenta reflejar la opinión de los diversos sectores involucrados en la atención de este grupo de población acerca del cumplimiento de los objetivos de la Agenda Regional.

Un avance importante en cuanto a las políticas de primera infancia fue la elaboración de una Política Pública para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia en 2012, ya que los desafíos que enfrenta Honduras en los temas de primera infancia son significativos y se reflejan en una baja cobertura de educación prebásica (39.1%) y serios problemas de desnutrición infantil con uno de los índices más altos de la región. La Política Pública cubre las cuatro áreas de: intersectorialidad y financiamiento, calidad de servicios, medición y alianzas en sus lineamientos centrales; sin embargo, la implementación de la misma evidencia importantes espacios de mejora en coordinación intersectorial, transparencia en los recursos destinados a las respectivas iniciativas, medición calidad y reforzamiento de la coordinación entre los distintos actores que se ha debilitado.

Algunos de los mensajes clave:

Intersectorialidad y financiamiento: Desde el año 2012, Honduras cuenta con una Política Pública para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia que establece como finalidad principal que el Estado cuente con un instrumento para coordinar estratégicamente con diferentes actores con el objetivo de cumplir con los derechos de la primera infancia. La Política describe las metas a alcanzar de forma articulada, por los actores involucrados por en el desarrollo integral de la primera infancia. Sin embargo, es imperativo clarificar y reforzar a los distintos agentes la institución rectora de las políticas en materia niñez. Otras debilidades destacadas por el documento son el desconocimiento de los montos asignados para el cumplimiento de las políticas y a la vez mejorar la coordinación intersectorial especialmente entre las secretarías de salud y educación para evitar duplicidad de tareas y un bajo aprendizaje interinstitucional.

Calidad de los servicios de desarrollo infantil: A nivel de documento, la Política aborda explícita y ampliamente la calidad de los servicios de desarrollo infantil. Sin embargo, es necesario fortalecer los estándares de calidad de los servicios y de los procesos de entrega de los mismos, mayoritariamente se se cuenta con indicadores de cobertura. La ley fundamental de educación identifica el nivel de pre básica que incluye el grupo etario de 4 a 6 años, siendo la cobertura sumamente baja (39.1%), y las aulas no siempre son atendidas por docentes especializados, sino por personal “voluntario” con diversos niveles de capacitación.

La medición del desarrollo infantil: La aplicación de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDESA), muestra una mejoría en los índices de desnutrición infantil en Honduras, pero evidencia que ésta sigue siendo un problema importante. Las mediciones entre las últimas encuestas ENDESA muestran una caída de la desnutrición crónica a un 23% pero es uno de los índices más altos de la región. En Honduras, el porcentaje de menores de 5 años que padecen “desnutrición global” en un 7% y un 1% de “desnutrición aguda”.

Colaboración y alianzas: En Honduras la colaboración y las alianzas interinstitucionales fueron bastante amplíes durante el proceso de gestación y elaboración de la Política. Sin embargo, la percepción es que dicha colaboración se ha debilitado, por lo cual es necesario reforzar la comunicación y coordinación.

Siga nuestro informe online con #PRIMERAINFANCIAHONDURAS

Descargue el informe completo abajo.


Downloads


Related Links