Shifter: “Ahora veremos lo que hace Ortega y lo que hace la comunidad internacional”

Shifter and Alegret Cuestión de Poder / NTN24

Daniel Ortega se hizo reelegir en unos en unos comicios sin garantías ni oposición. Tras semanas de represión, su régimen esta hoy más aislado que antes y sus decisiones y control del país lo asemejan a un dictador. Gustau Alegret conversó con Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, sobre el futuro de este país centroamericano. 

COMENTARIOS DE MICHAEL SHIFTER:

Pregunta (P): Lo que está pasando lo teníamos escrito sabíamos que íbamos a ver este escenario ¿Y ahora qué? 

Respuesta (R): No hubo suspenso para nada y ahora vamos a ver lo que hace Ortega y lo que hace la comunidad internacional y, sobre todo, el gobierno de los Estados Unidos. Creo que Estados Unidos y la comunidad internacional van a imponer mucha presión, critica y tratarán de imponerle un costo a Ortega a través de medidas que afectan la economía nicaragüense por método de sanciones y limitaciones en los bancos. Si estos medios tendrán un efecto para influir a Ortega, no sabemos, pero yo creo que eso es lo que viene y Ortega está totalmente decidido para mantenerse en el poder hasta la muerte, no veo que se vaya a entregar, pero podemos ver algunos gestos por su parte de liberación de presos políticos que ya no tienen nada que ver con él porque ya se acabó la farsa, la elección de ayer.  

[…]

P): Claro él puede querer perpetuarse en el poder hasta la muerte como ha dicho usted, pero en su entorno hasta donde están dispuestos a llegar. Quiero decir, usted ya pone sobre la mesa diversas sanciones o medidas de presión como la suspensión del país del CAFTA o el tratado de libre comercio de Centro América y República Dominicana con EEUU. Esta mañana hablábamos con el portavoz de la Unión Europea y decía que opciones o sanciones económicas están sobre la mesa, pero Ortega ya sabía que todo esto venia.  

 R): Claro, él está convencido creo que en su mente que él puede aguantar cualquier medida, cuan duro que sea en cuanto a sanciones económicas y que su efecto principal de esas medidas serán sobre empobrecer la población, agravar la crisis humanitaria, aumentar la inmigración fuera de Nicaragua, Costa Rica o recientemente los EEUU y que básicamente él es totalmente indiferente a esa miseria y a ese sufrimiento, desesperación que va a sentir su gente y encontrar la manera con los pocos aliados que tiene para mantenerse en el poder. Me imagino que eso es lo que es muy difícil saber lo que está pensando, pero creo que esos son un poco de sus pensamientos.

[…]

P): Cómo ve usted al poder militar en Nicaragua, no es deseable en ningún caso ningún golpe de estado en ningún sitio, pero le pregunto si Ortega tiene atado en corto a los militares y al poder militar. ¿Le pregunto esto porque sin el apoyo, sin el concurso de los militares y las fuerzas armadas Ortega puede continuar en el poder?  

R): No, las fuerzas armadas son el pilar del gobierno de Ortega como es el pilar de gobierno de Nicolas Maduro en Venezuela. Pero miramos lo que paso en Venezuela y esto fue la apuesta en Venezuela. Que aplicar sanciones a Maduro y los militares pasan por otro lado. Obviamente no paso ni tuvo el efecto totalmente contrario que creo que consolido el apoyo de las fuerzas armadas atrás de Maduro. Yo creo que esto hay que tener mucho cuidado en el caso nicaragüense, no sé si eso pudiese pasar, pero si hay un poder externo sobre todo EEUU está la historia de Estados Unidos, Nicaragua y en todo América Latina, eso no necesariamente va a funcionar. Yo creo que el poder militar puede apoyar a Ortega a pesar de que, como en el caso de Venezuela, es una situación totalmente catastrófica y un desastre, pero no hay garantía que esta funcione. Yo creo que esa es la esperanza de mucha gente, como asunto analítico es una posibilidad, pero no hay garantía como en el caso de Venezuela. Hablando de sanciones tenemos que tomar los casos de Venezuela y también obviamente de Cuba, donde ha habido sanciones por más de 60 años y el régimen está intacto. Entonces la historia de los impactos de las sanciones y medidas económicas fuertes en América Latina contra dictadores no ha sido muy alentadora hasta ahora.  

[…]

P): Este principio de mes de noviembre se va a llevar a cabo, de hecho, es esta semana, la asamblea general 51 de la organización de estados de americanos. Sobre la mesa ya está en discusión la posibilidad de como esa asamblea tiene que abordar la situación en Nicaragua. La aplicación del Artículo 21 de la carta democrática ya está en marcha, ya hace unos meses se aprobó una resolución que mencionaba la ruptura de la orden constitucional que es el inicio de ese proceso. ¿Qué espera usted de esa asamblea general, en respecto a nicaragua? ¿Cree que hay apetito de los países para avanzar hacia un escenario de suspensión?  

R): Bueno vamos a ver obviamente va a ser como usted dice el tema que domina la asamblea, no hay manera de evitarlo está muy cierto la situación crítica y grave de Nicaragua, pero si hay ánimo y voluntad para aplicar lo que justifica la suspensión de nicaragua de la OEA, eso está por verse. Si bien hubo o no hubo nadie en ningún país ningún gobierno en contra de la resolución aprobada hace un par de semanas, no está claro hasta qué punto está dispuesto a llegar. En cuanto a suspender aplicar la carta y suspender a Nicaragua de la OEA, yo creo que ahí yo puedo anticipar y esperar que va a haber una oposición de algunos países importante, porque ellos tienen una posición contra la protección de la soberanía nacional contra la intervención de círculos internos y esto puede ser un poco demasiado extremo para esos gobiernos. Pero vamos a ver, no está para nada claro para mí si se va a aplicar la carta y suspender Nicaragua de la OEA, ojalá que lo hagan, pero es difícil saber si es totalmente seguro si esta va a ser la decisión que toma la mayoría de los países de la OEA. 

[…]

VEA EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ.


Related Links