Los resultados de la más reciente prueba PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reafirman que los alumnos latinoamericanos tienen un desempeño pobre en aprendizajes. Aunque algunos países de la región mostraron mejoras (más notablemente en el caso de Perú y, en términos generales, más en lectura que en matemáticas y ciencias), las distancias en desempeño con otras regiones continúan siendo muy significativas. Aún en lectura, el área de mejor desempeño, en la mayor parte de los países de América Latina que participaron en la prueba, entre el 40 y 50% de los jóvenes muestran un desempeño bajo, más del doble del que se observa entre los países miembros de la OCDE.

Estos resultados no son sorpresivos ya que, en mayor o menor medida, son consistentes con los observados en otras pruebas nacionales e internacionales (por ejemplo, el estudio TERCE). La evidencia es clara: los alumnos latinoamericanos muestran bajos niveles de aprendizaje (Comisión para la educación Educación de Calidad para Todos, 2016). Si bien los altos niveles de desigualdad económica y social imperantes en la región contribuyen a explicar este pobre desempeño, no hay duda de que los resultados son indicadores de un serio problema de calidad de parte de los sistemas educativos.

Lea el resto del artículo en la revista Ruta Maestra de Editorial Santillana aquí.