Demandas de una agenda de evaluación educativa post-pandemia

Docente evaluando aprendizaje de estudiante

Este artículo también está disponible en: Inglés

Recomendaciones de la sociedad civil para la evaluación educativa en la reapertura

La pandemia del Covid-19 ha resultado en una crisis mayúscula en los sistemas educativos de América Latina. El cierre de las escuelas forzó a las autoridades educativas a masificar esquemas de educación a distancia. Es por eso que la evaluación educativa ha cobrado incluso más relevancia en el contexto post-pandemia, cuando será imperativo implementar estrategias educativas decisivas orientadas a reparar las pérdidas de aprendizajes, así como las crecientes brechas entre estudiantes de distintos grupos socio-demográficos.

El Grupo de Trabajo de Sociedad Civil (GTSC), constituido por diecinueve organizaciones de sociedad civil de once países en América Latina y el Caribe, se reunió entre octubre y diciembre de 2020 a fin de identificar las estrategias más efectivas para la evaluación de la pérdida de aprendizajes y el monitoreo de las necesidades de los estudiantes en situaciones vulnerables en la pandemia y la reapertura.

En base a sus experiencias en el contexto de la pandemia y la evidencia recopilada, los miembros del GTSC proponen cinco recomendaciones para el desarrollo y la implementación de estrategias de evaluación educativa efectivas en la reapertura. Las recomendaciones están orientadas a los gobiernos nacionales, así como a las autoridades regionales y locales en sus procesos de elaboración de políticas y metodologías de evaluación.

RECOMENDACIONES:

Invertir en procesos de evaluación continua y monitoreo enfocados a grupos vulnerables en la reapertura es imperativo. Se recomienda que las autoridades educativas enfoquen sus esfuerzos de evaluación apenas comiencen a reabrir las escuelas en medir las brechas de aprendizaje que puedan haberse generado durante la pandemia. Es necesario orientar esos esfuerzos en los grupos de estudiantes más susceptibles a los rezagos académicos y a la deserción escolar, como los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de zonas rurales o con discapacidades.

Es importante incluir a la sociedad civil en los procesos de planificación y gestión de las estrategias de evaluación educativa en la reapertura. En la pandemia, la sociedad civil ha trabajado en la vanguardia de la evaluación a distancia e integral, no solamente académica sino del desarrollo socioemocional y el acompañamiento familiar y docente. Por eso, es imperativo que los gobiernos de la región colaboren más cercanamente con las organizaciones de la sociedad civil, a fin de desarrollar y desplegar estrategias de monitoreo y evaluación efectivas en la reapertura.

Las autoridades educativas a nivel nacional, regional y local deben apoyar redes de distribución e implementación de instrumentos colaborativos y multicanal. En la reapertura, va a ser clave fortalecer las redes de actores gubernamentales y no gubernamentales que se formalizaron durante la pandemia, así como los canales de distribución no-digital, a fin de relevar datos sobre estudiantes sin conexión a internet o que hayan quedado fuera del sistema educativo.

Redefinir las dimensiones de la evaluación educativa. Las autoridades educativas de la región tienen que integrar componentes socioformativos, más allá del desempeño académico, como ejes centrales de las estrategias de evaluación educativa a largo plazo. A fin de abordar las brechas de aprendizaje en la reapertura, es importante prestar atención a las necesidades socioemocionales de los estudiantes, al acompañamiento familiar y docente que reciben, y su nivel de acceso a materiales didácticos.

Es necesario ampliar el acceso a plataformas de evaluación y fomentar el uso abierto y colaborativo de los datos relevados. A fin de enriquecer y mejorar los procesos de sistematización y análisis de datos en el marco de la evaluación educativa, pedimos a las autoridades educativas que amplíen el nivel de acceso a las bases y plataformas de datos de evaluación para actores no gubernamentales. Las autoridades educativas deben también identificar vías de colaboración con miembros de la sociedad civil y/o otros actores que cuentan con la capacidad para apoyar estrategias de evaluación a mayor escala.

El Programa de Educación agradece a la Fundación Tinker su generoso apoyo en la realización de este informe. 

DESCARGUE EL INFORME AQUÍ:

Downloads


Related Links