Cómo fortalecer la colaboración de la sociedad civil con el sector público: Retos y oportunidades para la colaboración estratégica en la post-pandemia

Personas colaboran en un proyecto portada

Este artículo también está disponible en: Inglés

Para los gobiernos y autoridades educativas de la región, la crisis de la pandemia ha generado la necesidad de colaborar con actores del sector privado y organizaciones de la sociedad civil (OSC), a fin de poder responder eficazmente – y con la agilidad necesaria – a las nuevas demandas de la educación a distancia. Aunque han tenido éxito, estas nuevas alianzas han sido en muchos casos temporarias, de bajo costo para los gobiernos y no cuentan con un plan de inversión permanente, lo que presenta un reto en cuanto a su sostenibilidad. 

Los miembros del Grupo de Trabajo de Sociedad Civil (GTSC) se reunieron en marzo de 2021 para discutir sus experiencias con colaboraciones público-privadas e identificar los retos y las oportunidades que existen para la colaboración entre la sociedad civil y el sector público en la post-pandemia. Este informe resume los mensajes claves que surgieron de la conversación.

MENSAJES CLAVE:

Las OSC identifican un número de retos comunes que impiden la implementación de nuevas alianzas y limitan la sostenibilidad de convenios existentes. Algunos retos o factores limitantes son de carácter operativo, como la falta de financiamiento permanente o de capacidad humana y procedimientos oficiales; mientras que otros tienen que ver con culturas políticas o estructuras gubernamentales. Sin embargo, en la pandemia han surgido nuevas demandas para la educación virtual que han incrementado la relevancia de muchas de las áreas estratégicas en las que trabajan las OSC.

A futuro, algunas de estas áreas estratégicas continuarán siendo altamente relevantes y presentan una oportunidad para alinear los esfuerzos de la sociedad civil con los del sector público. Estas incluyen (a) la creación de contenido y plataformas híbridas, (b) el acompañamiento familiar y de trayectorias estudiantiles, (c) la recopilación de datos de evaluación y (d) el fortalecimiento del diálogo entre comunidades o escuelas vulnerables y las autoridades educativas nacionales. 

A fin de optimizar las oportunidades de colaboración que puedan surgir en la post-pandemia y abordar los retos mencionados, el GTSC hace cinco recomendaciones:

  1. Formalizar alianzas a través de convenios y definir procedimientos claros para movilizar financiamiento y apoyo técnico.
  2. Ampliar el acceso a datos de desempeño y asegurar la transparencia de las metas educativas del sector público.
  3. Visibilizar y sistematizar los esfuerzos de la sociedad civil.
  4. Involucrar a las instituciones multilaterales a fin de movilizar financiamiento y visibilizar esfuerzos.
  5. Comprometer al sector privado y alinear prioridades con el sector público y la sociedad civil.

El Programa de Educación agradece a la Fundación Tinker su generoso apoyo en la realización de este informe. 

DESCARGUE EL INFORME AQUÍ:

Downloads


Related Links