Press Mentions

Los cinco [Andrés Manuel López Obrador, Da Silva, Fernández, Castillo y Arce] respetan mucho a Cuba y su revolución. Ellos, y la mayor parte del mundo, se oponen a la intervención estadounidense en la isla y al embargo. Pero sin Fidel, Cuba ha dejado de interesarle al mundo. Poca gente sabe quién es el actual presidente de Cuba, y no creo que aporte mucho a la unidad de la izquierda.
La única solución que veo ahora es que el gobierno de Cuba abandone, como hicieron China y Vietnam, la idea de que la economía debería ser administrada mayoritariamente o abrumadoramente por el Estado. Lo que más se necesita es un sector privado que sea relativamente independiente del Estado, lo que significa que las corporaciones y las empresas deberían poder crecer, competir, exportar e importar, solicitar inversiones y contratar trabajadores directamente. Pero [esto] no convertirá a Cuba en una democracia ni en un país libre. El cambio económico puede comenzar a remodelar el panorama político, pero es muy poco probable que se produzca un cambio rápido en ese frente.
A associação com os militares pode dar a Bolsonaro uma habilidade um pouco maior que a de Trump para inverter o processo eleitoral se ele perder ou estiver convencido de que perderá. Parece que uma eleição apertada em 2022 poderia pôr a democracia do Brasil em perigo.
O STF (Supremo Tribunal Federal) parece ser um ator muito público e político, muito mais do que a maioria dos outros tribunais, incluindo a Suprema Corte dos Estados Unidos.
La acusación de fraude, particularmente cuando se combina con una actividad de protesta considerable, puede ensombrecer al ganador y su partido, mientras genera atención pública y energiza a los partidarios del candidato perdedor y su partido. 
Las elecciones cerradas siempre han suscitado gritos de fraude, manipulación, votaciones ilegales, manipulación de votos y cosas por el estilo. El bando perdedor es casi siempre el origen de las acusaciones. El objetivo inmediato y declarado es cambiar el resultado de la elección o forzar una repetición de la elección. Pero eso rara vez sucede.
La única esperanza de éxito de la izquierda [latinoamericana] en el futuro cercano es la debilidad, falta de dirección y comportamiento errático de la derecha política.
Pocos estadounidenses tienen alguna imagen de AMLO. Otra vez, México comienza a verse como si fallara a sus ciudadanos, mientras la violencia y el crimen dominan los titulares, la corrupción sigue siendo pervasiva y la economía y pobreza permanecen estáticas o empeoran.
En términos de la relación bilateral, un país como Chile podría verse beneficiado por un triunfo de Biden dado que el demócrata apuntaría a restaurar una política exterior basada en la búsqueda de acuerdos, puntos en común, problemas y oportunidades compartidas, a diferencia de Trump, cuya política exterior trata de demostrar la predominancia y el poder de EEUU.
Si Biden gana, es probable que o bien ella [Leora Rosenberg Levy, embajadora de EEUU ante Chile] decida retirar su nominación o que Biden decida nombrar a su propio embajador o embajadora. No es inusual que embajadores con nominaciones políticas decidan dejar su puesto al finalizar una administración, y en el caso de Levy es poco probable que logre ser confirmada antes de que asuma el cargo. 
Si Donald Trump gana la reelección, los esfuerzos de Washington para reducir la presencia de China en la región se intensificarán, al igual que su presión sobre Cuba y Venezuela. Pero, si vence el demócrata Joe Biden es probable que se enfoque en la crisis humanitaria y de DD.HH. de Venezuela en lugar de centrarse solamente en un cambio de régimen y busque renovar las negociaciones.