No es de extrañar que los gobiernos de la región se distanciaran de las observaciones de Tillerson (sugiriendo que quizá la solución al problema en Venezuela era un golpe militar) y que el Gobierno venezolano haya intentado sacar ventaja política al unir a los chavistas contra ‘el imperio’.