La inversión de China en el desarrollo de infraestructura en ALC

˙ China & Latin America

PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURA DE TRANSPORTE EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE, 2002-2018 (HAGA CLIC EN EL MAPA PARA AGRANDAR).

Como parte de un esfuerzo más amplio dirigido a evaluar el desarrollo de la infraestructura china enAmérica Latina y el Caribe (ALC), el programa de Asia y América Latina del Diálogo Interamericano ha recopilado datos sobre la multitud de carreteras, puertos, ferrovías y demás proyectos de infraestructura de transporte que han recibido el apoyo y la inversión de China desde el 2002. Estos acuerdos se encuentran en varias fases de desarrollo, desde meros conceptos hasta redes completamente operativas. Ciertos proyectos han sufrido retrasos prolongados o han sido cancelados por completo.

No obstante, la magnitud de la actividad china en este sector es considerable, con proyectos en marcha por toda la región, incluso en Centroamérica y el Caribe. Hasta el momento, las compañías y los bancos chinos han indicado interés en aproximadamente 150 proyectos de infraestructura de transporte en ALC y han entregado una porción considerable de los mismos. Con la llegada de la Iniciativa de la Franja y la Ruta a Latinoamérica, los gobiernos de la región buscarán apoyo por parte de China para sus proyectos de transporte.

Nos complace compartir los siguiente cinco puntos claves de nuestra base de datos y el mapa correspondiente.

1. China ha aumentado su construcción de infraestructura de transporte en ALC durante los último cinco años.

Con el desembarque de la iniciativa china de la Franja y la Ruta en la región de América Latina y el Caribe, se espera que las inversiones chinas atiendan algunas de las necesidades de transporte más apremiantes de la región. A medida que los gobiernos de la región firman acuerdos de cooperación sobre la Franja y la Ruta con Pekín, la región buscará apoyo adicional de los bancos y las compañías de construcción chinas, las cuales han invertido extensivamente en carreteras, ferrovías, puertos y otras infraestructuras de transporte por casi dos décadas.

Nuevas inversiones por China en el área de infraestructura de transporte dependerán de numerosos factores, entre ellos el desarrollo político y económico de la región y la agenda de reforma nacional de China. Actualmente, la actividad China en el área de la infraestructura de transporte permanece a un nivel relativamente alto. Según nuestros datos, aproximadamente 40 por ciento de los proyectos de construcción respaldados por China han comenzado dentro de los últimos cinco años. Durante este período, los bancos y las compañías chinas también han expresado interés en numerosos otros acuerdos que aún se encuentran en etapa de elaboración.

2. De los varios proyectos en la cual China ha expresado interés, alrededor de la mitad se han materializado.

Desde el 2002, China ha mostrado interés en el desarrollo de unos 150 proyectos de infraestructura de transporte en América Latina y el Caribe. A partir del 2018, casi la mitad de estos proyectos se encuentran en la fase de construcción. Algunos han sido cancelados o retrasados, pero la mayoría se encuentran bajo estudios de viabilidad financiera y técnica de parte de gobiernos o compañías, o tienen que ser adjudicados a desarrolladores específicos. Ciertos proyectos, tal como el Corredor Ferroviario Bioceánico Central, no han logrado superar la fase conceptual.

 

3. China ha sido más exitoso en la adquisición y construcción de instalaciones portuarias en ALC.

Las compañías chinas han expresado un interés considerable en la construcción de carreteras por la región—los proyectos de carretera conforman aproximadamente un tercio de nuestros datos recopilados—pero dichas compañías han sido más exitosas a la hora de negociar acuerdos relacionados a facilidades portuarias. Actualmente existen unos casi veinte proyectos de este tipo en proceso o ya completados. Estos proyectos varían considerablemente en cuanto a tipo y escala, e incluye tanto dragados y la expansión de acuerdos para la construcción y/o la operación de puertos enteros. En otros casos, las compañías chinas han adquirido instalaciones de puertos existentes. Por ejemplo, la naviera COFO adquirió dos terminales del puerto Santos en Brasil en el 2014 y 2015 mediante su compra de una participación mayoritaria en la empresa holandesa Nidera y la rama entera de materias primas de la hongkonesa Noble Group.

4. Las compañías de construcción chinas están participando en toda la región, pero con un enfoque particular en Bolivia, Brasil y Jamaica.

Tomando en cuenta exclusivamente el número de proyectos individuales siendo desarrollados en ALC, Bolivia luce como el destino principal para los inversores chinos. Desde el 2013, las compañías chinas se han adentrado en más de veinte proyectos de carreteras y puentes en Bolivia. Entre las compañías llevando a cabo estos proyectos figuran los gigantes de construcción China Harbour Engineering (CHEC) y China Railway Construction Company, al igual que la gran petrolera china, Sinopec, y Sinohydro, la cual también ha sido responsable de las construcción de represas hidroeléctricas en el país.

Aproximadamente trece acuerdos han sido sugeridos en Jamaica y Brasil, pero la nación caribeña ha mostrado mayor progreso. China Harbour y China Exim Bank fueron responsables de casi todos los acuerdos relacionados al transporte de China en Jamaica.

5. China Harbour se destaca entre sus pares en ALC.

China Harbour Engineering Company mantiene una ventaja cómoda como la compañía de infraestructura china más activa en América Latina, donde ha establecido una presencia en gran parte de la región. La compañía ha estado envuelta en alrededor de un cuarto de nuestros proyectos de infraestructura de transporte documentados. China Harbor tomó parte en la expansión de Colon Container Terminal de Panamá, la cual en el transcurso de dos años agregó un cuarto muelle al puerto. Otros proyectos incluyen el Manzanilla Container Terminal en México y el North Abaco Port en las Bahamas. A pesar de su considerable huella en la región, la compañía sigue siendo controversial, principalmente por la prohibición de su empresa matriz, China Communications Construction Company (CCCC), por el Banco Mundial.

El Diálogo agradece a Ricardo Barrios, Ruiyang Huang, Izabella Zox y Bob Zeng por sus contribuciones.