Formación para el trabajo en la post-pandemia

Photo of panelists and people discussing work Drazen_ / iStock

Este artículo también está disponible en: Inglés

El pasado 8 de septiembre, el Programa de Educación del Diálogo Interamericano junto con Coursera convocaron un evento en línea público para presentar los hallazgos del último Informe de Habilidades Globales elaborado por Coursera para mostrar las nuevas tendencias del mercado laboral. Con un enfoque en los cambios en las demandas de habilidades laborales en América Latina y el Caribe (ALC), Nicole Amaral, líder de transformación de habilidades para ALC de Coursera, relató las implicancias de estos.

Ariel Fiszbein, director del Programa de Educación del Diálogo Interamericano, moderó una discusión entre Ricardo Ruiz de Viñaspre, director nacional del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE); Martha Barroso González, directora de personas y cultura de ManpowerGroup Latin America; Christie Brown, patrocinadora de gestión petrotecnológica de Chevron; Carlos Mario Estrada, director general del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA); y Joana Barbany, directora general de Sociedad Digital de la Generalitat de Catalunya.

Los hallazgos presentados por Nicole Amaral están íntimamente ligados con las implicaciones que tuvo la pandemia del Covid-19 en temas de educación y trabajo. Dada la aceleración de la digitalización, el futuro del trabajo era ya un tema relevante, pero en la post-pandemia se puede hablar de más de 80 millones de empleos desplazados, afectando a las poblaciones vulnerables de manera desproporcionada. El acceso desigual al internet, afirmó Amaral, está relacionado con un acceso desigual a la escuela, siendo las mujeres y los jóvenes recién graduados los más afectados. Se estima que para las mujeres esto representa la pérdida de una década de trabajo en términos de inclusión laboral.

En cuanto al uso de la plataforma, Amaral destacó que los trabajadores de los países de “vanguardia” tenían una tendencia a estar altamente capacitados en habilidades en Coursera, con una mayor participación económica en el país y por ende una menor concentración de la riqueza. Esto permitió a los trabajadores enfocarse en habilidades técnicas. Al contrario, en los demás países, notaron una tendencia hacia el desarrollo de habilidades blandas, como la comunicación y los negocios a nivel básico, quedando en el quintil más bajo en términos de habilidades avanzadas en negocios y tecnología.

Sin embargo, hubo resultados con implicaciones interesantes para América Latina. Si bien se encontró que 17 de 23 países de América Latina tienen rezagados en términos de habilidades de ingeniería de software y habilidades matemáticas, se identificó una fortaleza en el área de ciencias de datos. A futuro, sería interesante explorar las iniciativas que han impulsado el fuerte desarrollo de la región en este rubro para encontrar las razones de su éxito. Además, tomando en cuenta que de acuerdo a Amaral ahora se puede capacitar a las personas en habilidades digitales en 35-70 horas, existe una posibilidad muy fuerte de poder cerrar esta brecha con las iniciativas y políticas públicas para el empleo adecuadas.

Tomando lo anterior en cuenta ¿qué tan necesaria es una carrera ahora que podemos capacitar a alguien más rápido? De acuerdo a Barroso, dentro de los cinco sectores con mayor demanda laboral en los próximos años, los roles solicitados no requieren estudiar una carrera formal. Estos roles incluyen operación y logística, manufactura, análisis de datos, marketing digital, y, por último, la industria de administración y apoyo en la oficina. Estrada añadió, complementariamente, que en el marco de la Industria 4.0 los empresarios contratan cada vez más personal sin título, resultando en la modernización de los ambientes de formación para responder a las demandas del life-long learning (“aprendizaje de por vida”, en español, siendo un término que implica capacitación constante a lo largo de la vida profesional sin fecha de término, como lo viene siendo una carrera técnica o profesional).

Estrada y Barbany comentaron que todos los trabajadores y aprendices se verán forzados a estar en capacitación constante como consecuencia de la digitalización. Estrada afirmó que en los próximos años desaparecerán los empleos de tareas repetitivas y operativas. Además, diversos ponentes consideraron que la aceleración de la digitalización permitió avanzar más rápido hacia el teletrabajo, al mismo tiempo que aumentó la brecha digital para los colectivos no capacitados. Aunado a eso, estiman que los sectores de la inteligencia artificial, el internet de las cosas, y en general, el mundo digital será aún más importante para el sector privado. Sobre el futuro del empleo, Ruiz de Viñaspre consideró que la única manera de conocerlo a ciencia cierta es por medio del análisis de datos, pudiendo así capacitar a los grupos vulnerables acorde a las necesidades del sector productivo.

Una de las conclusiones más relevantes es que la presencialidad volverá, aunque en menor o mayor medida, dependiendo de la conectividad, los niveles de digitalización de cada país y el sector laboral. Barbany remarcó que desafortunadamente, las maneras tradicionales de trabajar se vieron afectadas tanto para el sector público como para el sector privado, teniendo un efecto a largo plazo en el estilo de vida de los trabajadores. Además, Christie Brown se planteó las siguientes preguntas teniendo en cuenta los nuevos desafíos para la conectividad humana en los modelos híbridos y remotos de trabajo: ¿Cómo colaborar de verdad y conectar del lado humano cuando no te estás viendo cara a cara con el otro? ¿Cómo aprendes a liderar en un entorno digital?

A medida que se avance y se regrese a la presencialidad, Brown considera que será importante no perder lo aprendido sobre modelos híbridos de trabajo para permitir mayor diversidad, más dobles titulaciones, así como mayor inclusión y colaboración. Por ejemplo, se identificó un incremento importante en cursos clasificados como STEM -es decir, de campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, y las matemáticas-, por parte de las personas en situación de desempleo, las mujeres, y personas ejerciendo labores de cuidado, implicando que por este medio quizás puedan alcanzar la digitalización y abrirse paso en el mercado laboral siguiendo las mega-tendencias tecnológicas y laborales. Así mismo, con el teletrabajo Barbany encuentra un rayo de esperanza para las comunidades rurales a través de la digitalización, observando en ella una posible respuesta a las olas de migración de lo rural a lo urbano mediante la implementación de iniciativas como el Proyecto Barcelona Digital Talent, cuyo objetivo es capacitar a personas alrededor del territorio de Cataluña para así cubrir la demanda por habilidades digitales, al mismo tiempo que se les incluye en el proceso de digitalización y crecimiento económico sin la necesidad de abandonar su lugar de origen.

Desde el punto de vista de lo humano, Barroso mencionó que la pandemia nos acercó mucho a la vulnerabilidad a nivel industrial y a nivel personal, llevándonos a entender como colectivo que es momento de aprender nuevas capacidades y competencias, tanto técnicas como conductuales. Al hablar de competencias conductuales, se refirió a la responsabilidad, la resiliencia, la adaptación, y a la capacidad de empatizar con el otro para manejar la salud emocional del equipo de trabajo. Además, diversos panelistas consideraron que los escenarios que contemplen la presencialidad y la virtualidad para poder continuar con el desarrollo humano son altamente necesarios, siendo que lo 100% digital no es la respuesta a pesar de que llegó para quedarse, y manifestaron las mismas preocupaciones por los aspectos de pensamiento crítico, liderazgo, y trabajo en equipo que se ven obstaculizados por la virtualidad.

Para concluir el panel Fiszbein invitó a hacer recomendaciones para quienes estén pensando en cambiar de sector de trabajo como resultado de lo presentado. Todos los panelistas estuvieron de acuerdo en que lo deseable está en aplicar, pues la industria está buscando personas adaptables, con transiciones en sus carreras y la capacidad de transferir sus habilidades blandas de comunicación, liderazgo, y empatía a estos nuevos sectores que se están desarrollando. Con el cambio como única constante, Brown, Barroso, y Barbany resaltaron la importancia de la perspectiva de género, enfatizando que el tema de la capacitación constante y las nuevas maneras de trabajar abren puertas para las mujeres en el mundo laboral, invitándolas a aplicar para todas las posiciones que puedan sin miedo alguno.

Finalmente, Fiszbein retomó las conclusiones principales y los puntos en común que fueron mencionados por los panelistas, destacando que la pandemia nos forzó a movernos más rápido y a cambiar nuestros ecosistemas de trabajo y de formación. Enfatizó que la mayor diversificación de los programas de aprendizaje, el mayor énfasis en la adquisición de competencias, y la popularización de modelos híbridos son el resultado de las alianzas entre empresas privadas, instituciones del estado y la academia. Siendo esta la solución al desafío que impone la incertidumbre del futuro del empleo que no se encuentra en las manos de un solo actor.

VEA EL VIDEO AQUÍ (EN ESPAÑOL): 

Downloads


Related Links