Entre los funcionarios acusados de corrupción en los últimos años se encuentra Otto Pérez Molina, quien renunció a su cargo como presidente de Guatemala durante un escándalo por soborno en 2015.

En los últimos años, la corrupción en América Latina y el Caribe ha atraído un nivel de atención sin precedentes, con jefes de estado de grandes y pequeños países destituidos de sus cargos debido a acusaciones de soborno, auto-enriquecimiento y el mal manejo de fondos públicos. Sin embargo, los defensores del aumento de la transparencia gubernamental y de la lucha contra la corrupción están preocupados que los cambios sean superficiales y que los enjuiciamientos de políticos de alto rango no hagan frente a los problemas estructurales que tienen que iniciarse para alcanzar el fin de la corrupción. ¿Está disminuyendo la voluntad popular y política para atacar la corrupción? ¿Cuáles serían los pasos necesarios para mejorar la transparencia gubernamental y la integridad de las sociedades de la región? ¿Cuáles han sido algunas innovaciones exitosas que muestren un pronóstico positivo en la batalla contra la corrupción?

Nicolás Mariscal, miembro del consejo directivo del Latin America Advisor y presidente de Grupo Marhnos: “En el caso de México se tiene un avance significativo con el Nuevo Sistema Nacional Anticorrupción. Este conjunto de leyes y órganos fue creado a partir de la petición de más de 630 mil ciudadanos. El presupuesto que se le ha asignado, así como los recursos técnicos y sus facultades lo convierten en un modelo de avanzada en la región. Asimismo, México se ha sumado a la contratación abierta. Bajo esta modalidad, todas las etapas de las contrataciones del gobierno y su información detallada se publica en internet. Bajo estos estándares de transparencia, recomendados por la OCDE, se está llevando a cabo la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Es de resaltar que la tecnología está jugando un papel crucial como herramienta para combatir la corrupción. Ya se cuenta con sistemas de inteligencia para detectar transacciones inusuales. En unos años los gobiernos tendrán mega sistemas de inteligencia intercomunicados que permitirán detectar transacciones anormales, evasiones de impuestos y toda clase de corruptelas. Por supuesto. Todo lo anterior debe estar respaldado con un claro estado de Derecho en donde la ley se haga cumplir sin burocracias. América Latina necesita ver un cambio en este sentido. La cultura de la corrupción se va a ir erradicando en la medida que avance la legalidad, cuando la impunidad no sea una opción.”

El Latin America Advisor publica Q&A de líderes en la política, la economía, y las finanzas cada día hábil. Está disponible para los miembros del Programa de Corporación del Diálogo Interamericano y otros por suscripción.

Traducción por Irene Estefania Gonzalez y Alex Tercero.