Los candidatos presidenciales y las metas de aprendizaje: el caso de Colombia

˙ PREAL Blog

Este artículo también está disponible en: Inglés

Un mes atrás, en un blog argumentamos que es necesario sacar a  la calle la discusión sobre metas de aprendizaje y propusimos preguntarles a los candidatos a la presidencia de la república en países de América Latina cuáles son sus expectativas, aspiraciones y propuestas en esta materia. En esta nota resumimos la primera entrega de la consulta que estamos haciendo con candidatos a la presidencia en relación con el tema de cuales deberían ser los indicadores para monitorear el progreso del sector educativo especialmente en el marco de la Agenda de Desarrollo post-2015.

En este caso presentamos la información sobre Colombia, donde el 25 de mayo se concretará la primera ronda de las elecciones presidenciales.  Tres de los cinco candidatos presidenciales respondieron las preguntas enviadas (Peñalosa de la Alianza Verde, Ramírez del Partido Conservador, y Santos de la Unidad Nacional).*

Todos los candidatos están de acuerdo con que es necesario establecer metas claras de aprendizaje que sirvan para fijar expectativas para todos los alumnos del país; y de que sean medidas usando instrumentos confiables y válidos.  Además opinan que se deben usar esas metas para monitorear resultados e identificar formas de corregir problemas.  Peñalosa señala que es conveniente utilizar estándares internacionales.

El segundo aspecto sobre  el que consultamos a los candidatos fue sobre cuáles deben ser las metas de aprendizaje que deben lograrse durante el próximo período presidencial para diferentes edades.  Ningún candidato presentó indicadores específicos del tipo que nosotros propusimos, pero todos sugieren dimensiones que deben ser medidas durante el periodo. Peñaloza y Santos creen que los estándares por competencia que se han venido usando en Colombia sirven de base para monitorear la calidad de la educación.  El primero opina que estos podrían ser mejorados precisando las metas e indicadores específicos.

Para niños de 5 años, todos los candidatos opinan que debe haber indicadores para monitorear las condiciones de los niños antes de entrar a la escuela primaria. Santos opina que hay que crear estándares de competencias para este nivel ya que no existen.  Todos proponen metas generales, algunos relacionados con temas abstractos (por ejemplo, socializar, valores, desarrollo emocional, etc.)

Para alumnos que completen el segundo grado de primaria, Peñalosa propone medir lectura autónoma, construcción de categorías básicas en matemáticas, y algunas dimensiones en ciencias. Ramírez hace énfasis en aspectos relacionados con destrezas mentales para hacer razonamientos lógicos, operaciones aritméticas básicas, y construcciones sociales.  Santos se queda con los estándares por competencias que existen hoy en día.

 Para alumnos que terminan el 5º grado Peñalosa propone enfatizar el lenguaje y las ciencias. Ramírez propone mirar habilidades artísticas, culturales, literarias y bilingüismo. Santos propone seguir con los estándares de competencias.

 Para los jóvenes de 15 años de edad Peñalosa propone medir capacidad de solución de problemas complejos. Para Ramírez estos jóvenes deben tener capacidad de ser lideres, bilingües, con sólidos valores, que quieran seguir estudiando, y agentes de paz. Santos propone seguir monitoreando la calidad de acuerdo con los estándares de competencias.

Finalmente a la pregunta sobre qué compromisos están dispuestos a tomar para avanzar con el logro de esas metas, los candidatos ofrecen acciones bien especificas, casi en su totalidad relacionadas con insumos educativos. Algunos, como expandir la cobertura de la educación inicial, apoyado por los tres candidatos, ha demostrado ser una inversión eficiente en relación con su costo para mejorar la calidad de la educación.  Sin embargo, otros de los insumos propuestos, como incrementar el presupuesto educativo, entregar computadores gratis o incrementar el salario de docentes, no han demostrado un impacto significativo en mejorar la calidad de la educación.

Fue grato ver la importancia que se le da a la educación y el reconocimiento de la necesidad de mejorar los niveles de aprendizaje en todas las respuestas que recibimos. Si bien entendemos que es más fácil tomar compromisos sobre acciones que están bajo el control directo del gobierno (tales como la construcción de un cierto número de escuelas, o un entrenamiento adicional a docentes), debemos confesar que nuestro deseo era ver promesas de mejores resultados de aprendizaje. En ese sentido, la participación en pruebas internacionales ofrece un punto de referencia (benchmark) muy poderoso: qué candidato se anima a prometer reducir la brecha de rendimiento con respecto a los países más exitosos en pruebas administradas por la OCDE (PISA), OREALC (TERCE) u otros?

*No logramos conseguir respuestas de parte de López del Polo Democrático Alternativo, ni Zuluaga del Centro Democrático.