Ben Raderstorf / Inter-American Dialogue

En Venezuela se ha instaurado un sistema “antidemocrático y antihumano”, asevera Michael Camilleri, ex funcionario del Departamento de Estado durante el gobierno de Barack Obama y ex director de Asuntos Andinos del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Aunque no cree que un país en colapso como Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos, considera que la comunidad internacional acompañará la decisión que tome la oposición de participar o no en unos comicios que “no serán más que una farsa”.

Camilleri trabajó como especialista en derechos humanos en la Organización de Estados Americanos y hoy forma parte del Diálogo Interamericano, un grupo de pensamiento enfocado en la relación de Estados Unidos con el resto del continente.

—¿Qué papel puede desempeñar la comunidad internacional en la solución de la crisis venezolana?

—Veo a la comunidad internacional cada vez más unida y convencida de la gravedad de la crisis. Cada vez más preocupada por la situación que viven los venezolanos y poco a poco dispuesta a emprender acciones concretas para presionar al gobierno a tomar un camino distinto. Inicialmente fue Washington y con el tiempo se sumaron países del continente a través del Grupo de Lima, y últimamente también la Unión Europea no solo con declaraciones de condena a ciertas medidas del gobierno, sino también con sanciones contra individuos asociados con el régimen. Hasta allí lo veo bastante positivo, pero no ha tenido el impacto que se ha querido.

—¿Las sanciones son el mecanismo más idóneo para estimular el cambio de actitud del gobierno o el cambio de gobierno?

—El cambio de gobierno va a venir de los venezolanos. No podemos sobreestimar el papel que puede desempeñar la comunidad internacional, pero creo que sí puede ejercer un rol importante en apoyar la ayuda humanitaria, lo que no le ha sido permitido, y tomar decisiones para aislar diplomáticamente y presionar a figuras corruptas, si fuera necesario. Serían sanciones dirigidas contra individuos y tienen que ser bien calculadas y pensadas, teniendo en cuenta ventajas y desventajas. El gobierno ha tomado un camino antidemocrático y antihumano, por lo que es necesaria la aplicación de ese tipo de sanciones.

—¿Cuáles son los intereses de China y Rusia en que se mantenga el estatus quo en el país?

 

[…]

Lea la entrevista completa en El Nacional