Los gobiernos de América Latina deben estarse preguntando por qué si tanto preocupa a Estados Unidos la creciente presencia china en la región, Trump renunció al Tratado de Asociación Transpacífico.