En la medida en que el diálogo dominicano contribuya a una oposición más unificada y pragmática, más puede contribuir a un cambio significativo y útil en Venezuela.