Press Mentions

En Venezuela, prácticamente ninguna de las recomendaciones [de organismos adscritos a la ONU para mejorar el flujo de dinero entre las naciones y reducir los costos del envío] importa. Lo que importa es proporcionar asistencia humanitaria que incluye apoyo en efectivo para ayudar a sus familias en Venezuela.
Se proyectó una fuerte caída [de las remesas enviadas desde Estados Unidos] en el primer trimestre. Fue del diez por ciento. En el segundo trimestre la caída va a ser más severa. Va a llegar hasta un 20 por ciento porque la tasa de desempleo de los latinos migrantes es del 20 por ciento. [Está] más pronunciada en el trabajo doméstico en donde llega a un 40 por ciento y un 26 por ciento en la industria hotelera. A los migrantes les ha costado mucho enviar dinero (…) pero hay una posibilidad de que el trabajo de los migrantes se pueda recuperar gradualmente.
Es una paradoja política, pero lo que está haciendo el gobierno es una guerra biológica en contra de sus ciudadanos. Porque en la medida que está permitiendo que no se produzca una cuarentena, el país da lugar a que se exponga toda la ciudadanía nicaragüense. De hecho hay una proporción de personas pro gobierno que han sido más expuestas al virus que otros.
Ante la situación de emergencia sanitaria que vive [Nicaragua], el Ejército debería de dar pasos y empujar a que se decrete una cuarentena nacional y evitar que haya mucha más gente muriendo por [Covid-19]. Ellos deberían de trabajar del lado de los trabajadores de la salud y evitar que más vidas se pierdan.
En este momento, hay que apelar a la nación [que vele por] el interés nacional por encima del clientelismo político. El futuro de Nicaragua está en juego y la vida de millones de nicaragüenses. [El contagio por el Covid-19] va a continuar en la medida en que no se introduzcan medidas apropiadas. 
Los registros de las empresas de remesas sugieren que durante marzo y abril los envíos a toda América Latina y el Caribe ya se redujeron en un 18 por ciento. La magnitud del problema [como resultado de Covid-19] en términos de ingresos siempre va a ser superior para los países que tienen más migrantes en Estados Unidos. El 75 por ciento de todas las remesas enviadas a América Latina llegan de Estados Unidos.
Ahora que muchos han perdido sus empleos [por la crisis del Covid-19], se debaten entre la responsabilidad moral de ayudar a sus familiares en Venezuela y la necesidad inmediata de atender su vida aquí en Estados Unidos.
El contagio de Covid-19 en Nicaragua tendrá efectos sobre la productividad y el comportamiento económico del país en tanto en el efecto directo de quienes sean infectados directamente, como en el costo de atención que esto merece.
Para Estados Unidos se habla de una contracción mínima del -3 por ciento con una tasa de desempleo entre 10 y 20 millones conservadoramente y una recuperación mínima de 9 meses.
La migración indocumentada por razones de trabajo continúa y cuando esta situación de contención se vaya normalizando creo que la gente va a seguir emigrando (porque) hay efectivamente una demanda de mano de obra en Estados Unidos (amplía).
Se produce un temor en la población centroamericana de que la reunificación familiar no va a ser posible, entonces la gente empieza a salir en mayor número. Las caravanas aumentan a principios de 2018, pero sí son un fenómeno que tiene más de 10 años de existir, solo que eran (conformadas por) cantidades menores de personas.