Desafíos de conectividad durante el Covid-19: Estrategias de telecomunicación

˙ PREAL Blog

Este artículo también está disponible en: Inglés

A principios de marzo, América Latina se vio forzada a cerrar sus espacios públicos debido a la pandemia del Covid-19. La mayoría de los países cerraron sus fronteras y pidieron a sus habitantes que trabajaran desde casa, lo cual provocó una ola de trabajo remoto. También, los centros educativos tuvieron que cerrar sus puertas e iniciar la transición a la enseñanza a distancia. En muchos países, esta situación reveló mayores deficiencias de conectividad en la región de las previstas. Este reto afecta desproporcionadamente a las poblaciones con menores recursos financieros y de áreas alejadas.

Desde entonces ha habido un gran esfuerzo por parte de los sectores tanto público como privado para aliviar los obstáculos presentados por la enseñanza a distancia y el trabajo remoto. Las compañías de telecomunicaciones han tenido un rol fundamental en expandir el acceso a la conectividad y a los recursos educativos digitales. A lo largo de la región se han implementado nuevas iniciativas para enfrentar estos retos. Ciertas empresas telefónicas han mejorado la calidad de sus servicios sin costo adicional para sus clientes y otras han creado alianzas con los ministerios de educación de la región para lanzar plataformas que no requieren de una conexión estable al internet. A continuación, presentamos algunas de las respuestas implementadas por compañías de telecomunicación en la región para responder a los problemas de conectividad y así apoyar todas las necesidades de los hogares, ya sean educativas o de teletrabajo.

Una serie de compañías de telecomunicaciones han adaptado estratégicamente sus servicios para reducir costos u ofrecer acceso a recursos educativos. Varias empresas de la región, entre las cuales se destacan en particular Claro, Movistar, AT&T, DirecTV, Tigo y Antel, han procurado adaptar sus servicios a las necesidades generadas por la crisis. En Colombia, tanto el sector público como el privado se han esforzado continuamente para proveer una red de servicios educativos que sean accesibles incluso para los estudiantes con recursos limitados. En este caso en particular, ciertas plataformas educativas como Colombia Aprende se pueden acceder sin conexión al internet. Para complementar estos esfuerzos, al principio de la pandemia, Claro previó un alza en el uso de sus servicios que a su vez disminuiría la velocidad de las conexiones. Por lo cual, la compañía anunció que sus clientes de prepago y postpago tendrían acceso a más datos y minutos en todos los paquetes disponibles de forma automática y gratuita. Aunque estos servicios se propusieron por un tiempo limitado, a medida que la pandemia se sigue desarrollando éstos continúan vigentes. Por ejemplo, con respecto a los servicios de hogar, Claro aumentó en un 50 por ciento la velocidad de la conexión a internet para facilitar actividades laborales y académicas.

Actualmente, Claro continúa ofreciendo servicios de alta velocidad gracias a sus inversiones en bandas de mayor frecuencia como la de 2,5 GHz para aumentar la velocidad y capacidad de descarga de su internet móvil sin costos adicionales. El fortalecimiento de los servicios de telecomunicaciones y conectividad ha sido crucial para permitir que diferentes usuarios puedan participar en video llamadas simultáneas desde el mismo hogar, como sería por ejemplo el caso de apoderados que deben teletrabajar mientras que sus hijos e hijas asisten a sesiones de enseñanza en línea.

Otra empresa que se ha destacado por sus servicios durante la pandemia es Movistar. En Chile, la compañía aumentó hasta un 100 por ciento la velocidad de fibra óptica y los servicios de hogar, reduciendo las restricciones de consumo para poder apoyar una dinámica de teletrabajo y trabajo escolar. También liberó las redes sociales como WhatsApp y Twitter, es decir que el uso de estas aplicaciones no descuenta en datos móviles para facilitar la comunicación entre estudiantes y profesores que no tienen acceso a otras plataformas educativas de comunicación. Esta estrategia beneficia particularmente a los docentes ya que muchos gobiernos de la región han enviado comunicados y distribuido guías educativas principalmente vía WhatsApp. Además, varias encuestas han reportado que docentes han utilizado principalmente WhatsApp como medio de comunicación entre docentes y estudiantes. 

Mientras que varias compañías focalizan sus esfuerzos en aumentar la cobertura de conectividad o la velocidad de sus servicios, otras compañías como Movistar, A&T, DirecTV y Tigo también se han enfocado en proporcionar acceso a servicios educativos. Movistar ha lanzado plataformas de aprendizaje gratuitas como STEMbyme, ProFuturoy #ConectaEmpleo. AT&T  ha ofrecido acceso a la plataforma Escuela Plus junto con DirecTV,  que también ha ampliado la selección de canales educativos para planes de TV cable que originalmente no tenían acceso a Disney, National Geographic, Discovery, Torneos y Takeoff Media. La iniciativa de DirecTV se ha implementado en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay. Además, la empresa Tigo ha centrado sus esfuerzos en la capacitación de los docentes en el uso de las Tecnologías de la información y la comunicación (TICs) para que puedan usar las plataformas disponibles más efectivamente a través de la iniciativa Conéctate [email protected]

En Uruguay donde ya se contaba con una tasa de conectividad elevada, la compañía estatal Antel, desarrolló una estrategia de alcance masiva para responder a las necesidades durante la pandemia. Primero regalaron bonos de cinco gigas al comienzo de la coyuntura para que las personas pudieran “acceder a los programas de educación a distancia que se están instrumentando”. Sus distintas iniciativas incluyen el Plan Universal Hogares y el Plan Ibirapitá con 50 gigas cada uno. Además, Antel ha ido un paso más allá y ha proporcionado 40 gigas por mes de forma gratuita durante los meses de mayo, junio y julio a todos los docentes afiliados al plan docentes ANEP para apoyar el desarrollo de la teleducación. Aparte de asegurarse que los uruguayos estén conectados al internet, Antel junto al Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) facilitaron la entrega de canastas de emergencia alimentaria a través de la aplicación Tuapp. En la primera semana de operación, bonos canasta del Ministerio de Desarrollo Social fueron canjeadas por más de 30,000 beneficiarios. Gracias a la colaboración entre Antel y el Ministerio de Desarrollo Social fue posible administrar estos servicios de manera completamente remota.

Las colaboraciones entre los ministerios y las compañías telefónicas han sido cruciales para cerrar la brecha de conectividad durante la pandemia. Al igual que la colaboración entre Antel y el Ministerio de Desarrollo Social, empresas de telecomunicaciones por toda la región han expandido su trabajo para facilitar los servicios que el gobierno quiere proporcionar. En Argentina, por ejemplo, el Ministerio de Educación junto al presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) anunciaron que las tres compañías de telefonía celular Movistar, Claro y Personal permitirán el acceso gratuito a las plataformas educativas y aulas virtuales de más de 57 universidades nacionales. Este acuerdo permite democratizar el acceso a recursos y clases dado que muchos estudiantes asisten a la universidad presencialmente, pero se encuentran en mayor desventaja y cuentan con recursos limitados para continuar su educación a distancia. Además de liberar los datos de estas páginas web, se lanzó la plataforma Seguimos Educando para acceder gratuitamente a una colección de materiales y recursos educativos digitales organizada por temática y grado.

Similarmente, la plataforma chilena AprendoEnLínea, la cual provee recursos educativos para todos los grados, ofrece acceso gratuito gracias a las empresas de telefonía móvil (Entel, Claro, GTD, Movistar y VTR) agrupadas en Asociación de Telefonía Móvil (ATELMO por sus siglas). También, en la República Dominicana, Claro firmó un convenio con el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCYT), la Asociación Dominicana de Universidades (ADOU) y la Asociación Dominicana de Rectores Universitarios (ADRU) para ofrecer planes de internet fijos y móviles a precios especiales a más de 600,000 estudiantes y 30,000 docentes de las 51 universidades. Esta iniciativa acompaña los esfuerzos ya alcanzados en ese país, donde existen más de 1000 puntos WiFi gratis distribuidos a lo largo del país.

Las iniciativas público-privadas en América Latina demuestran la importancia y el impacto de las colaboraciones entre ambos sectores para lograr una educación virtual universal y de calidad. La tecnología puede ser una herramienta transformadora que permite expandir las oportunidades de todos los niños y niñas de la región pero, ante todo, el acceso a la electricidad o conexión es fundamental. Muchas de las medidas implementadas son temporales, pero es importante que las compañías de telecomunicaciones continúen proveyendo servicios adicionales hasta que los establecimientos educacionales vuelvan a operar de manera presencial. De no ser así, la continuidad de la educación se vería perjudicada. En ese sentido, en la medida que la conectividad sigue siendo un factor limitante para los estudiantes vulnerables, los gobiernos y las empresas tienen la obligación y el deber de trabajar en colaboración para eliminar esta barrera. Una familia no debería tener que escoger entre priorizar la educación a distancia o el teletrabajo. Al igual que un docente debería poder tener acceso a los recursos que necesita para dar clases sin tener que pagar un gran costo. La pandemia ha acelerado el uso de la educación en línea, pero para seguir fomentando el progreso de estas herramientas a futuro es imperativo potenciar las alianzas público-privadas para cerrar la brecha de conectividad.

 

RECURSOS RELACIONADOS

Covid-19 in the Americas: The Dialogue’s Coronavirus Updates

¿Cómo proteger los resultados educativos ante la crisis del Covid-19?

¿Y los estudiantes?: La respuesta educativa al Covid-19