Sentando las bases para mejorar el aprendizaje

˙ PREAL Blog

Este artículo también está disponible en: Inglés

Hay una creciente preocupación en Centroamérica y República Dominicana con respecto a la calidad de la educación. A pesar de la importancia de los docentes para el aprendizaje, en la mayoría de los países de esta región los sistemas de atracción, selección, formación, retención y apoyo de maestros son todavía inadecuados.

Como parte de un proyecto que busca fortalecer el apoyo de la sociedad civil para mejorar las políticas docentes, el Diálogo Interamericano y sus socios nacionales[i] publicaron una serie de informes de seguimiento en El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana. La ejecución de este proyecto fue posible gracias al apoyo del Fondo de Fortalecimiento de la Capacidad Institucional (ICSF, por sus siglas en inglés) del Banco Interamericano de Desarrollo, establecido con aportes del Gobierno de la República Popular de China.

Basado en los informes de seguimiento, preparamos un informe que presenta las tendencias más importantes y sintetiza los hallazgos más relevantes encontrados a nivel regional, sustentados con ejemplos de cada país. El informe también resume las principales recomendaciones surgidas de los estudios nacionales y propone áreas de mejora para la política docente.

En cada uno de los cuatro países, los socios nacionales analizaron el estado de las políticas docentes en nueve dimensiones comunes, agrupadas en tres categorías:

  1. Preparar el campo para una enseñanza efectiva: Esta categoría explora si existen los elementos preparatorios fundamentales para permitir una instrucción de calidad tales como expectativas claras, tiempo de clase adecuado y preparación docente sólida.
  2. Atraer, contratar y retener a docentes talentosos: Esta categoría explora si los sistemas existentes consiguen seleccionar y retener a los mejores candidatos para ser docentes y si se apoya a los docentes para mejorar sus prácticas.
  3. Gestionar para un buen desempeño: Esta categoría explora si se evalúa regularmente a los docentes; si se reconoce el buen desempeño docente y se establecen consecuencias firmes para enfrentar el desempeño débil persistente; y si se asignan recursos (humanos y materiales) para proveer una instrucción de calidad a los niños y jóvenes más vulnerables.

La tabla a continuación presenta una síntesis de los cuatro informes de seguimiento y nuestra evaluación de las tendencias regionales en materia de política docente:

Report Card Spanish

Más allá de las prioridades de reforma en cada uno de los países, consideramos que el panorama regional nos muestra una serie de desafíos comunes, que muy probablemente también se apliquen a otros países no cubiertos en este proyecto. Las siguientes consideraciones buscan reflejar dichos desafíos y ofrecer una perspectiva unificada sobre cómo enfrentarlos.

  1. Completar la definición de estándares educacionales para alumnos y docentes en todos los grados y asignaturas, y garantizar que los currículos y los planes de formación inicial docente estén articulados con estos estándares.
  2. Aumentar el tiempo efectivo de clase haciendo cumplir el número de días y horas asignados a actividades pedagógicas y capacitando a los docentes para el uso efectivo del tiempo en el aula.
  3. Hacer la formación inicial más demandante, mejor alineada con los estándares para estudiantes y docentes, y más práctica, de modo que los graduados terminen con experiencia al frente de las aulas.
  4. Hacer la entrada a la profesión docente altamente competitiva y selectiva, de modo que solo los mejores candidatos lleguen al aula.
  5. Reformar la carrera docente para ofrecer más oportunidades de progreso profesional sin necesidad de abandonar el aula, y asegurando la existencia de salarios competitivos en un marco de creciente profesionalización.
  6. Ofrecer fuertes apoyos y acompañamiento a los docentes, especialmente en su primera etapa de trabajo, y preparar a los directores de escuela para que cumplan este rol.
  7. Implementar evaluaciones de docentes técnicamente sólidas e independientes, basadas en criterios objetivos y transparentes, que tomen en cuenta el aprendizaje de los alumnos, que cuenten con el apoyo de una administración bien articulada y que permitan identificar áreas problemáticas y buscar soluciones para asegurar la enseñanza de alta calidad.
  8. Diseñar recompensas para reconocer el esfuerzo, la dedicación y los buenos resultados de los docentes, y actuar con determinación cuando existan instancias de abuso y corrupción.
  9. Definir políticas especiales para la formación y el estímulo de docentes que trabajen con poblaciones vulnerables y con los pueblos originarios de la región, incluyendo en su lengua nativa.

La experiencia muestra que muchas buenas políticas fallan al momento de ser implementadas. Por ello, es críticamente importante que, hacia adelante, se ponga fuerte énfasis en los detalles de implementación de toda nueva política, tomando medidas correctivas cuando sea necesario, antes de que las mismas pierdan legitimidad por su falta de impacto y de resultados concretos.

No existe una receta única: todas estas políticas pueden ser implementadas de diversas maneras. La búsqueda de cuál es la variante que mejor funciona en cada país es crítica. Por eso, consideramos tan importante tener un diálogo amplio, basado en la mejor información disponible, acerca del estado de las políticas docentes en cada país y sobre cómo enfrentar los desafíos. 

[i] Nuestros socios son: el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) en Guatemala, la Fundación Ricardo Ernesto Maduro Andreu (FEREMA) en Honduras, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico (FUSADES) en El Salvador, y Acción Empresarial por la Educación (EDUCA) en la República Domincana.