El estado de las políticas docentes en Guatemala

˙

This post is also available in: Spanish

El pasado 6 de mayo el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), con el apoyo del Programa de Educación del Diálogo Interamericano, presentó el estudio El estado de las políticas docentes en Guatemala. El estudio forma parte de un proyecto regional que abarca estudios similares en cuatro países, incluyendo El Salvador, Honduras y República Dominicana, además del caso guatemalteco.

En el evento participaron 104 personas de diversos sectores, incluyendo a la Ministra de Educación, Cynthia del Aguila, a la Viceministra Técnica, Evelyn de Segura, diputados de la Comisión de Educación del Congreso de la República, integrantes del Consejo Nacional de Educación, del Consejo Económico Social (CES), la Asamblea Nacional Magisterial (gremio de docentes), académicos, directores, funcionarios del Ministerio de Educación, empresarios, directores de fundaciones y de programas educativos y medios de comunicación.

“La educación que tenemos no es la que queremos”, resaltó Verónica Spross de Rivera, investigadora asociada del CIEN. El análisis manifestó avances en cobertura en las dos últimas décadas, especialmente en el nivel primario, y reducción en la tasa de repitencia también en el nivel de primaria, así como insuficiencia en los aprendizajes de los alumnos. Los resultados de las evaluaciones nacionales aplicadas a los estudiantes de sexto grado indican que solamente la mitad de los alumnos demuestra el nivel de logro esperado en matemática y solamente un tercio alcanza el nivel esperado en lectura. Al concluir la secundaria, cinco años después, los niveles de logro de los estudiantes graduados son significativamente menores.

El estudio señala que las políticas docentes necesitan fortalecimiento. Se necesita preparar el campo para una enseñanza efectiva y revisar los procesos de reclutamiento, selección y retención de docentes, pues actualmente no atraen a los más talentosos. La ausencia de una carrera docente impide atraer a los mejores candidatos a la docencia; aún no se dan las condiciones para el desarrollo personal, profesional y académico.

Entre las acciones identificadas como avances se incluyó la reforma al subsistema de formación inicial de docentes, que ha promovido la formación de los maestros en el nivel superior, debiendo ellos cursar un profesorado de tres años a nivel universitario. A pesar de los avances, la formación aún debe fortalecerse para alcanzar el objetivo de contar con docentes mejor preparados, con las destrezas y habilidades para una adecuada labor en el aula. El estudio también expone los esfuerzos de formación en servicio, por medio del Programa Académico de Desarrollo Profesional Docente (PADEP/D), con el cual ya se ha profesionalizado a más de 20 mil maestros de primaria, y programas como “Llegando al aula”, que ha buscado capacitar a los docentes en el desarrollo de destrezas lectoras.

Una de las conclusiones del estudio es que se requiere una gestión administrativa y pedagógica orientada al buen desempeño. El reconocimiento debería ser sistemático y un desempeño débil debería tener consecuencias. Se identificó que hay carencia de apoyo a los docentes para mejorar su práctica o bien facilitar su salida del sistema. Aunque se ha avanzado al elevar el puntaje requerido en los concursos de oposición para formar parte del banco de elegibles, aún los procesos de selección no garantizan la contratación de los mejores candidatos para ingresar a la profesión docente.

El programa del evento incluyó los comentarios de Alejandro Morduchowicz, Oficial de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Cynthia del Águila, Ministra de Educación, y María Isabel Bonilla, investigadora asociada del CIEN. Morduchowicz enfatizó que las reformas deben realizarse con un horizonte de largo plazo, y que el reto no es de un gobierno sino a nivel de Estado. La Ministra de Educación comentó que más de 3.000 jóvenes ingresaron por primera vez al profesorado universitario este año, y que la participación de docentes en servicio en el programa de profesionalización docente PADEP/D se ha dado por más de cinco años, impactando a alumnos de escuelas rurales principalmente. Bonilla formuló las conclusiones de la actividad e hizo un llamado a trabajar en las reformas pendientes que lleven a mejorar las políticas docentes.

Una decisión importante que tomó este gobierno fue aceptar participar en las pruebas PISA, un programa para la evaluación internacional de alumnos de la OCDE, nuevamente. Aunque los resultados de las pruebas nacionales nos muestran retos en los jóvenes, no podemos ignorar en este mundo globalizado hasta qué punto los alumnos guatemaltecos han adquirido habilidades y destrezas en comparación con los demás países.

En la agenda pendiente quedaría mejorar los procesos de selección de docentes con el fin de garantizar que se contrate a los mejores candidatos para los puestos, realizar la reforma al sistema de supervisión institucionalizando para contar con acompañamiento pedagógico, e introducir una evaluación del desempeño, así como discutir y aprobar una nueva carrera docente.

En relación al fortalecimiento del proceso de selección de los docentes el estudio recomienda revisar la ponderación de los criterios que guían el proceso de oposición. El resultado de la prueba diagnóstica que se practica debe tener mayor peso, y se debe implementar la normativa vigente que lleva a realizar los procesos de oposición para las contrataciones de docentes en secundaria. Ello debe ir acompañado de una entrevista personal y una práctica en el aula como parte del proceso de selección. Además, se recomienda institucionalizar el sistema de acompañamiento pedagógico a los docentes en servicio, y de manera especial a los docentes nuevos.

Por otra parte, implementar la carrera docente y la carrera de director son acciones necesarias para contar con incentivos alineados. Es importante que se introduzca la evaluación del desempeño, considerando entre los factores el aprendizaje de los alumnos. Finalmente, se recomienda que la comunidad educativa sea fortalecida y que se aumente la participación para generar apoyo a las políticas docentes requeridas.