Escuela Activa Urbana & el aprendizaje no cognitivo

˙

This post is also available in: Spanish

El ganador del premio Nobel, James Heckman ha observado que las habilidades no cognitivas (o sea las habilidades sociales y emocionales) son cruciales para determinar el éxito de los jóvenes, y que la educación pública tiende a ignorar ese hecho.

La Escuela Activa Urbana (EAU) en Manizales, Colombia, apunta al aprendizaje no cognitivo.

El programa, una alianza público-privada liderada por la Fundación Luker y la Alcaldía de Manizales, se basa en el modelo de Escuela Nueva*. El programa busca proveer “…una educación que rompa con la actitud pasiva del estudiante y la actitud autoritaria del maestro”. Actualmente, EAU alcanza al 38% de los colegios oficiales urbanos de Manizales y aspira a ampliar el modelo a nuevas instituciones.

El programa se sustenta en el abordaje de tres componentes que buscan el logro de los siguientes objetivos.

  • Gestión de Aula – “Se pretende remplazar el modelo tradicional de educación por un modelo pedagógico activo que motive la participación, la democracia, la tolerancia, el respeto, la resolución de conflictos y problemas dentro de las aulas, la cooperación, la colaboración, el trabajo en equipo, el liderazgo y la motivación de los estudiantes en el proceso de aprendizaje”.
  • Gestión Institucional – “Se pretende que…los colegios precisen su horizonte institucional, aclaren sus objetivos, su visión y su misión; reformulen su Proyecto Educativo Institucional; y diseñen y ejecuten sus planes de estudio y de mejoramiento”.
  • Gestión de Contexto – “Se promueve la participación comunitaria con acciones de integración del colegio y la comunidad y el trabajo con padres de familia, en busca de su activa participación en los procesos escolares y su compromiso en el apoyo socio-afectivo de sus hijos”.

El programa de educación del Diálogo Interamericano recientemente llevó a cabo una evaluación de la Escuela Activa Urbana (EAU) en Manizales. Con base en una revisión de la documentación existente de los resultados de EAU, y una visita a Manizales, tres expertos internacionales (Puryear, Barrera-Osorio, and Cortelezzi) convocados por PREAL sacaron los siguientes hallazgos y recomendaciones.

Los logros de aprendizaje del proyecto EAU son positivos.

En lo cognitivo, pruebas estandarizadas demuestran puntajes mayores en lenguaje, matemática y ciencias naturales que los colegios de Manizales sin EAU y Colombia oficial (aunque por debajo de los colegios privados). No obstante, y a pesar de su ventaja, los colegios EAU no alcanzan niveles considerados aceptables nacional o internacionalmente.

En lo no cognitivo, casi todos de los actores enfatizaron los beneficios del modelo EAU tanto en el desarrollo de la subjetividad de los alumnos, como en la promoción de habilidades sociales. El programa se percibe como un instrumento para crear y fortalecer la sociedad al nivel micro; muchos hasta lo identificaron como el futuro de la educación. Los grupos destacaron a menudo conceptos como “aprendizaje colaborativo”, “convivencia”, “desarrollo de responsabilidad a través del trabajo y la cooperación”, “autonomía” y “construcción de liderazgo”. La observación de un rector EAU ayuda a captar un concepto más general que animaba las discusiones: EAU es un modelo en el que “la sociedad se instala adentro del colegio”.

Varios factores contribuyen al aparente éxito de EAU

  • Se ha posicionado bien: EAU se basa en un modelo innovador que responde a las demandas que acompañan el auge de las economías abiertas, la competencia global y la sociedad del conocimiento. El programa también responde a problemáticas no-económicas que son ampliamente reconocidas en el país, como el conflicto personal, las estructuras sociales débiles, el autoritarismo, la intolerancia y las insuficiencias de responsabilidad personal y de liderazgo.
  • Ha gozado de buen liderazgo: La alianza entre la Alcaldía de Manizales y Fundación Luker ha proporcionado la legitimidad, autonomía y agilidad necesaria para desarrollar y mantener programas complejos. La alianza ha nombrado profesionales de alta calidad, y ha asegurado que haya financiamiento suficiente y suficientemente flexible. También ha documentado y evaluado el modelo EAU sistemáticamente durante una década, estableciendo información empírica sobre resultados y facilitando ajustes positivos.
  • Ha presentado una imagen establecida y de métodos probados: El programa original – la Escuela Nueva (EN) – tiene muchos años de trayectoria y ha demostrado su eficacia. EN ha sido adoptado por el Ministerio de Educación e implementado a nivel nacional, creando una imagen positiva y disminuyendo resistencia dentro y fuera del sistema educativo a proyectos como EAU. En este caso, la tarea ha sido más de adaptar que de inventar.
  • Ha gozado de colaboradores importantes: La combinación de la Alcaldía de Manizales, la Fundación Luker, la Federación Nacional de Cafeteros y la Secretaría de Educación, junto con otros socios, ha contribuido a una legitimidad, acceso y financiamiento crucial.

Existen varios aspectos del programa que se puede mejorar.

  • Implementación: Aunque EAU se basa en un modelo coherente e intelectualmente sólido, la calidad e impacto del programa dependen mucho de una buena implementación. Es importante monitorear si los docentes están aplicando la pedagogía activa, e intervenir oportunamente cuando haya fallas. El éxito requiere un sistema adecuado de control de calidad. Conviene repensar el papel del equipo de apoyo, con el fin de maximizar su rol de monitoreo en la aplicación del modelo en los colegios y de perfeccionar las capacidades de los docentes en hacerlo.
  • Personal: Como la calidad del personal marca la diferencia, conviene considerar campañas de información, con el objetivo de hacer entender el modelo EAU entre la comunidad educativa y permitir que posibles postulantes conozcan EAU directamente. Se podrían, por ejemplo, organizar pasantías en las cuales docentes en colegios tradicionales participen por un tiempo fijo en un colegio EAU.
  • Aclarar y priorizar lo no cognitivo: A pesar de su centralidad, el manejo del concepto no cognitivo es muy general. Conviene identificar un grupo de aprendizajes no cognitivos que tengan prioridad, y establecer estrategias explícitas en la formación y el acompañamiento, y en las guías de autoaprendizaje, para asegurar que se inculquen.
  • Dotación: Es importante actualizar las guías de aprendizaje y asegurar la presencia de salones pequeños.

El modelo EAU ofrece por lo menos tres lecciones para otros países

  • Un enfoque fundamentalmente nuevo a la organización del colegio y a la pedagogía tradicional puede tener un impacto positivo y ser implementado al nivel sistémico.
  • Cambios en la organización del colegio y en la pedagogía pueden beneficiarse de un largo proceso de experimentación, evaluación y ajuste, incluyendo programas pilotos.
  • La paciencia y la persistencia son claves. No hay recetas mágicas.

Conviene avanzar en el nivel de rigurosidad de la metodología de evaluación

Por un lado, la Fundación Luker ha organizado una serie de evaluaciones desde su fundación, partiendo de una línea de base en 2004. Las evaluaciones han sido muy útiles, y han provisto datos empíricos y análisis invaluables sobre aprendizajes y otros resultados a lo largo del programa. Por otro lado, las evaluaciones existentes son básicamente descriptivas, comparando niveles de aprendizaje de estudiantes de la EAU con los de estudiantes de colegios públicos tradicionales. Este tipo de evaluación es problemático porque no tiene la capacidad de controlar posibles sesgos de selección, impidiendo que se pueda determinar qué parte de las diferencias en aprendizaje documentadas se deben a EAU en vez de a otros factores.

Con el fin de responder a esta problemática, proponemos realizar una evaluación de impacto que permita establecer relaciones de causa-efecto entre el programa y los resultados. Como indica un documento del Banco Mundial, a diferencia de las evaluaciones generales –que pueden responder a muchos tipos de preguntas–, las evaluaciones de impacto se estructuran en torno a un tipo de pregunta específico: ¿Cuál es el impacto (o efecto causal) de un programa sobre un resultado en particular? Es decir, una evaluación de impacto busca los cambios en resultados que son directamente atribuibles al programa.

En el caso de EAU, dicha evaluación podría incluir, en parte, los siguientes pasos y elementos:

  • Asignación por loterías en colegios donde exista una mayor demanda que puestos disponibles.
  • Recolección de información de línea de base en el colegio (por ejemplo, nivel sociodemográfico, logro académico, características de los maestros, etc.)
  • Recolección de información de seguimiento, idealmente en el hogar de los estudiantes, con un enfoque en el aprendizaje “no cognitivo”.

Para la evaluación de impacto, es fundamental que el seguimiento se haga durante un tiempo determinado. Se propone empezar a seguir a estudiantes desde primer grado, midiendo los resultados al final de cada año. Al mismo tiempo, se propone hacer una evaluación de lo que están haciendo los graduados del modelo EAU en el mercado laboral, para determinar el impacto del programa en la experiencia profesional.

*La Escuela Nueva fue establecida en Colombia en los años 70 para desarrollar las pedagogías activas en las escuelas rurales del país. El modelo fue adaptado al contexto urbano (Escuela Activa Urbana) por la Fundación Escuela Nueva Volvamos a la Gente (FEN) en los años 80.

Jeffrey Puryear es Senior Fellow en el área de Educación del Inter-American Dialogue.

Felipe Barrera-Osorio es Profesor Asistente de Educación y Economía en la Universidad de Harvard

María Cortelezzi es Directora del Área de Evaluación de Fundación Cimientos