¿Esfuerzo fallido o logro histórico? El estado de los docentes en México, primera parte

˙

Este artículo también está disponible en: Inglés

Después de mucho estirar y encoger, por fin se implementó en julio la primera fase de la Evaluación Universal, siendo este el examen a los maestros y directivos de educación primaria en México.  Con esta fase se inicia por primera vez en México la iniciativa de evaluar a todos los maestros, incluyendo los de educación privada, desde preescolar hasta secundaria (en sus años subsecuentes).  Sin embargo, en la práctica, solo se presentó  la mitad de los docentes.

A pesar de que en el país los maestros han sido evaluados voluntariamente desde hace dos décadas mediante Carrera Magisterial (CM- sistema de promoción horizontal), la Evaluación Universal, suscrita en mayo del 2011, busca medir el desempeño de los docentes de manera integral y universal, con el fin de mejorar tanto la enseñanza de los docentes como el aprendizaje de los estudiantes. Es integral porque no sólo medirá el desempeño de los docentes mediante un examen, sino que también se tomará en cuenta la observación de la práctica en el aula, la participación de los maestros en cursos de capacitación, y el desempeño de los estudiantes. Es universal porque está planeado que la tomen no solo los inscritos en CM, sino todos los maestros o directivos de educación básica.

A pesar de que el examen era obligatorio, 263, 024 maestros lo tomaron, lo que equivale al 50% de todos los maestros de educación primaria. De esa mitad, el 74% estaba inscrito en CM, queriendo decir que 7 de cada 10 maestro que tomaron el examen de por sí lo hubiera tomado para recibir el estímulo económico.  O visto de otra manera, de los maestros que no estaban en CM que podían tomar la prueba por primera vez para obtener un diagnóstico sin incentivos, sólo el 30% la tomó.

De cualquier manera, la participación fue baja. ¿Por qué? Existen varios factores que pudieron desmotivar a los maestros. En primer lugar, a pesar de haber firmado el año pasado los acuerdos con la SEP (Secretaria de Educación Pública), meses antes del examen, el SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación), quizá en calidad de demostrar su fuerza política bajo el clima de las elecciones presidenciales,  decidió impulsar a sus miembros a no tomar el examen. Otro factor puede ser que la prueba tiene poco peso. Sea un docente parte de CM o no, los resultados de la prueba forman tan sólo el 5% de su Evaluación Universal. Entonces, si no lo presentan, no pasa nada- aún tienen los otros componentes de su evaluación integral que forman el resto del 95% para recibir estímulo económico si se es parte de CM o para recibir un diagnóstico sin estímulo económico si no se es parte de CM.  Por último, está el que los maestros erróneamente hayan creído que un resultado bajo en la prueba traería consecuencias negativas. Pero en ese caso, tampoco pasa nada. La prueba solo será utilizada para ofrecer un diagnóstico para mejorar el desempeño del maestro. Quizá por eso en cinco estados hubo una participación de menos del 10%, y tres estados (de 31) no participaron. Vale poco.

Pero no todo es de color negro. Mientras que en tres estados no se tomó el examen, en cinco la asistencia fue superior al 70%. El que la mitad de los maestros elegibles hayan tomado la prueba es un aumento considerable a los  años anteriores, donde sólo los maestros inscritos en CM realizaban el diagnóstico. Visto así, este año con esta prueba se evaluó a 13% más de maestros de los que se hubiera evaluado con sólo CM. Asimismo, a pesar de los plantones de miembros de sindicatos en varios estados y de intimidación por parte de la dirección del SNTE, el hecho de que se haya realizado el examen es ya un gran paso para medir y mejorar la calidad de la educación.

La segunda parte de El estado de los docentes en México abarcará los resultados recientes del Concurso Nacional  de Plazas. A través de este concurso, los maestros pueden acceder a ciertas plazas dependiendo de los resultados en dicho examen.  Este año, a pesar de obtener puntajes bajos, muchos maestros aún recibieron plazas. 

Imagen es de El Expreso.