Shifter: “Yo no veo ninguna disposición de parte de la región para tener solidaridad con las fuerzas democráticas en Nicaragua”

Shifter, Zovatto, and Chamorro Confidencial

En una entrevista con Carlos Fernando Chamorro para Confidencial, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano y Daniel Zovatto, director regional de IDEA Internacional, comentaron sobre el encarcelamiento de los siete principales aspirantes presidenciales de la oposición y de más de 20 líderes políticos y cívicos en Nicaragua. Durante la entrevista se habló también acerca del rol de la comunidad internacional y de los recientes retrocesos democráticos en la región.

Comentarios de Michael Shifter:

Pregunta (P): Michael, ¿cómo evalúas el impacto de las últimas acciones del régimen de Ortega sobre el proceso electoral, primero el encarcelamiento de siete aspirantes presidenciales y más de 20 líderes políticos y cívicos, y ahora la cancelación de la personería jurídica del partido Ciudadanos por la Libertad?

Respuesta (R): Yo creo que lo último ha reforzado la posición aquí en Washington, bastante dura. Obviamente, no hay ninguna posibilidad para tener elecciones creíbles el 7 de noviembre, es una campaña de terror por parte de la dictadura de Ortega y Murillo, para eliminar cualquier potencial desafío a su poder absoluto en Nicaragua. El secretario de estado se pronunció con una declaración bastante dura, no hay ninguna claridad sobre este proceso electoral y hay un proyecto de ley (Renacer), que ya tiene apoyo en el Senado y creo que va a pasar a la cámara baja, y seguro que también va a ser ampliamente apoyado para endurecer algunas de las medidas de presión contra el régimen nicaragüense.

El zarpazo de Ortega y la ley Renacer en Estados Unidos

P: El secretario Blinken dijo que estas elecciones no tienen ninguna credibilidad para los nicaragüenses y para la comunidad internacional, ¿qué viene después de ese tipo de declaraciones? Mencionaste la Ley Renacer, pero hasta ahora las sanciones individuales que se han aplicado no han tenido ningún efecto para debilitar al régimen. ¿Qué incidencia puede tener esta legislación?

R: El gran desafío en cuanto a política pública es exactamente qué hacer, dónde está la palanca, los puntos de presión que pueden ser eficaces en presionar para cambiar esas barbaridades que estamos viendo todos con horror en Nicaragua. Como parte de ese proyecto, están sobre la mesa algunas opciones de política económica, el tema del CAFTA, del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, todas las sanciones económicas con las instituciones económicas financieras, que están siendo estudiadas. Yo no digo que hay una opción clara porque todos sabemos que lo último que Washington quiere hacer es agravar la situación humanitaria, ya bastante grave en Nicaragua. Entonces, eso tiene que estar bien pensado y bien medido, pero creo que la cancha está abierta a explorar ese tipo de opciones.

El debate en la OEA, Almagro, México y Argentina

P: Pero el presidente de México prácticamente está proponiendo la abolición de la OEA, ¿puede realmente México modificar su posición?

R: Yo lo veo difícil. Lamentablemente, el hecho de que no hay tanto cariño -para decirlo de manera diplomática- por parte del secretario general (Luis Almagro) con los Gobiernos de México, Argentina y otros, ha afectado su voluntad de asumir una posición un poco más clara respecto a Nicaragua. Es muy lamentable a mi juicio, como si se estuvieran prestando al juego del secretario general (Almagro) y no debería ser así. Hay que ir más allá, por los principios y valores, pero parece que hay una incapacidad para hacerlo y la situación está muy compleja. 

Otro factor es que se debe ver la situación en América Latina en general, donde hay serios retrocesos en cuanto al equilibrio de poderes, en cuanto a una democracia liberal, con Estado de derecho, en muchos países, pero eso afecta el ánimo de muchos Gobiernos para asumir un liderazgo para sancionar duramente al régimen de Ortega. Si América Latina estuviera en otro momento, con democracias más fuertes, con equilibrio de poderes y Estados de derecho más fortalecidos, estaríamos en otras condiciones. Por lo tanto, hay resistencia por otros Gobiernos, porque ellos dicen ‘van a ser duros contra Nicaragua, pero yo no voy a asumir esto porque yo soy el próximo, después nos toca a nosotros.’

La crisis de Nicaragua en Centroamérica

P: ¿Cómo evalúas el impacto de la crisis de Nicaragua en Centroamérica? En esta crisis Honduras y Belice se abstuvieron de votar en la OEA sobre Nicaragua, y el Banco Centroamericano de Integración Económica sigue siendo la principal fuente de financiamiento del régimen.

R: Yo creo que hay una indiferencia total. No veo ninguna disposición por parte de la región para tener solidaridad con las fuerzas democráticas en Nicaragua. 

[…]

Vea la entrevista completa aquí:


Related Links