Latin America Advisor

A Daily Publication of The Dialogue

¿Qué ganan México y China de lazos más fuertes?

Foto: Gobierno de China. Foto: Gobierno de China.

México y China están comprometidos con el multilateralismo y con el fortalecimiento de la cooperación entre los dos países, incluido en los sectores de energía limpia, comercio electrónico, espacial y de turismo bilateral, dijeron el secretario de relaciones exteriores de México, Marcelo Ebrard, y su homólogo chino, Wang Yi, en una conferencia de prensa conjunta luego de una reunión el 2 de julio en Beijing. Durante su visita, Ebrard también se reunió con el vicepresidente chino Wang Qishan. ¿Qué logró Ebrard durante su viaje a China? ¿Cómo se verían los lazos más fuertes entre México y China, y cómo puede ganar cada país? ¿Cómo ha afectado el ascenso de China en las últimas dos décadas, desde que se unió a la Organización Mundial del Comercio, a la economía de México?

Haibin Niu, miembro principal y director adjunto del Centro de Estudios Americanos en el Instituto de Estudios Internacionales de Shanghai y subsecretario general de la Asociación China de Estudios Latinoamericanos: “Durante el viaje del ministro de relaciones exteriores de México a China, Ebrard logró un fuerte consenso con los líderes chinos en la exploración del gran potencial de los lazos económicos de ambos países. Las dos naciones son las principales exportadoras al mercado de los Estados Unidos, pero ese mercado está lleno de un fuerte proteccionismo y altas incertidumbres. Tanto México como China necesitan diversificar sus relaciones económicas externas para minimizar la vulnerabilidad y la dependencia del mercado estadounidense. A pesar de que el volumen de comercio bilateral alcanzó los $90.7 mil millones, México tradicionalmente ve a China como un competidor principal en el sector manufacturero. La membresía en el TLCAN y la OMC, respectivamente, ayudaron a México y China a convertirse en centros de manufactura de clase mundial. Las compañías estadounidenses invirtieron mucho en ambos países y en muchos de los productos finales que son vendidos a los Estados Unidos. En las últimas dos décadas, tanto China como México dependieron en gran medida del capital y del mercado de los Estados Unidos, mientras sus lazos económicos bilaterales no eran tan importantes como con Estados Unidos. A diferencia de este patrón dominante de competencia de manufactura para exportar al mercado estadounidense, los lazos económicos chino-mexicanos pueden encontrar nuevas dinámicas a medida que China se convierte en un importante inversor, centro innovador y mercado de consumo. Es muy importante para México y para China reconstruir sus lazos económicos de manera cooperativa y con miras al futuro. Una economía estadounidense protectora y nacionalista podría acelerar el proceso de construir lazos económicos más estrechos entre México y China”.

Margaret Myers, directora, y Ricardo Barrios, asociado, del programa Asia y América Latina en el Diálogo Interamericano: “México y China han buscado durante mucho tiempo fortalecer las relaciones bilaterales, pero han logrado un progreso mínimo al hacerlo, obstaculizados por los extensos lazos económicos con los Estados Unidos y la feroz competencia entre las manufacturas chinas y mexicanas en los mercados nacionales y terceros. El gobierno de López Obrador es solo el último en tratar de acercar a los dos países, con la visita de Ebrard, cuyo objetivo era identificar áreas para una mayor cooperación. No han surgido muchos detalles de esta reunión, además de garantías de ambas partes de que están trabajando en una hoja de ruta de cinco años para las relaciones bilaterales. China evidentemente manifestó interés en trabajar con México para desarrollar tecnologías, incluyendo ciudades inteligentes y tecnología aeroespacial, pero los funcionarios y líderes empresariales chinos han hecho promesas similares a los mexicanos antes. López Obrador está quizás más inclinado que sus predecesores a impulsar las relaciones entre China y México, especialmente porque las relaciones entre Estados Unidos y México enfrentan obstáculos continuos. Pero los grandes proyectos chinos, especialmente de firmas tecnológicas como Huawei, serán objeto de un escrutinio considerable por parte de Estados Unidos y podrían generar costos políticos para López Obrador. El interés de China también parece ser más moderado que en años anteriores, a pesar de este posible período de oportunidad estratégica. De todos los inversionistas, las compañías chinas están probablemente mejor posicionadas para invertir en grandes proyectos de infraestructura en México, pero aún no han expresado ningún interés público en el polémico Tren Maya o en los proyectos de refinería. Sin duda, López Obrador está sopesando los costos y beneficios de los lazos más fuertes con China, pero Beijing también. Al igual que otros inversionistas extranjeros, China ve a México con un cierto grado de incertidumbre”.

Tony Payan, director del Centro de México en el Instituto Baker de la Universidad Rice: “En el centro de la agenda de la reunión de los ministros de relaciones exteriores de México y China se establecieron relaciones económicas más estrechas entre los dos países en áreas como tecnologías limpias, comercio electrónico y aeroespacial, y el turismo. Este acercamiento surge de una coincidencia de intereses. Primero, el continuo avance de China hacia América Latina probablemente incluya a México como una frontera importante. Una fuerte presencia allí le daría a China otro punto de apoyo en América del Norte una vez que el USMCA esté completamente ratificado. Segundo, las intenciones de China se alinean bien con la necesidad expresada por México de diversificar sus relaciones económicas y reducir su dependencia comercial de los Estados Unidos. Sin embargo, la relación China-México no puede continuar fuera de la larga sombra proyectada por Washington. De hecho, México está en una posición difícil. Su dependencia de los mercados e inversiones de los Estados Unidos ha sido durante décadas una constante, en lugar de una variable. El TLCAN endureció esa realidad. Hoy en día, el 80 por ciento de las exportaciones de México van a Estados Unidos. Es una situación tan arraigada estructuralmente que es dudoso que el país pueda reducir su dependencia económica de los Estados Unidos. Además, Estados Unidos no está a favor de que China haga incursiones económicas en México. De hecho, la ‘Cláusula China’ del USMCA otorga a los Estados Unidos el poder de veto sobre cualquier acuerdo de libre comercio entre México y China. Al final, dada la importancia geoestratégica de México para los Estados Unidos y la relación económica entre México y los Estados Unidos, las reuniones de Ebrard con Wang Yi lograrán poco, a menos que China encuentre recursos para invertir agresivamente en México, algo que hasta ahora los chinos no han querido hacer. Para China, establecer un punto de apoyo en México requerirá más recursos de los que los líderes del país están acostumbrados a invertir en sus países clientes. Para México, tales inversiones significarán una relación más fría con Washington, algo que México no quiere arriesgar”.

Enrique Dussel Peters, profesor graduado de economía y coordinador del Centro de estudios de China y México en la UNAM: “Las organizaciones académicas y empresariales en México han examinado en profundidad la relación México-China en términos de temas bilaterales, regionales y multilaterales, incluidos los políticos, así como cuestiones culturales y económicas. A corto plazo, ambos países tienen que resolver la cancelación del proyecto de infraestructura Chicoasén II en Chiapas en 2016, y deberían discutir la invitación de China a que México se convierta en miembro del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, así como su participación en la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda. Sin embargo, desde una perspectiva a largo plazo, ambos países deben mejorar la calidad de las instituciones existentes. Hoy, México y China cuentan con cuatro instituciones bilaterales, incluida la Comisión Bilateral, el Grupo de Alto Nivel y otras dos enfocadas en temas económicos y de inversión, respectivamente, en las que no han podido discutir y resolver importantes tensiones y oportunidades bilaterales, incluyendo el ‘desequilibrio comercial’ de México (por ejemplo, una relación de importación/exportación de 11:1 en 2018). Además, tanto China como México deben comprometerse a mejorar la calidad de las instituciones académicas y de negocios ya existentes para profundizar su comprensión respectiva y permitir sugerencias de políticas más detalladas: desde estadísticas hasta turismo, proyectos de infraestructura específicos y un importante potencial para la inversión extranjera directa china, entre muchos otros temas”.

Beatrice Rangel, miembro de la junta asesora del Latin America Advisor y directora de AMLA Consulting en Miami Beach: “El multilateralismo es el corredor más seguro para transitar la tormenta aislacionista de los Estados Unidos. Al refugiarse en instituciones multilaterales, tanto China como México pueden equilibrar de manera más efectiva la tendencia de los Estados Unidos hacia su alejamiento del mundo. Con respecto a los logros de Ebrard en Beijing, no parece haber muchos, excepto el compromiso de aumentar el turismo bilateral. Esta política está destinada a triunfar ya que los ‘mileniales’ chinos ya están atestando destinos turísticos históricos. Varios sitios web dedicados a los viajes están experimentando un pico en la demanda de recorridos históricos mexicanos como la Ruta Maya. La membresía de China en la OMC le permite a México afinar sus políticas comerciales con el gigante asiático sin hacer olas que envalentonarían más a Estados Unidos en su disputa comercial con China. En resumen, este es un buen movimiento de relaciones públicas por parte de México”.

The Latin America Advisor features Q&A with leaders in politics, economics, and finance every business day. The publication is available to members of the Dialogue’s Corporate Program and others by subscription.