Latin America Advisor

A Daily Publication of The Dialogue

¿Qué factores están afectando a la economía mexicana?

López Obrador // File Photo: Mexican Government. López Obrador // File Photo: Mexican Government.

La producción industrial de México disminuyó 2.1 por ciento en mayo en comparación con abril, el Instituto Nacional de Estadísticas del país dijo el 12 de julio. La mayor caída en la producción industrial en una década, la estadística es solo una entre datos recientes que sugieren que la economía del país cayó en una recesión en el segundo trimestre, luego de una contracción de 0.2 por ciento en los primeros tres meses del año. ¿Cuáles factores pesan más en la economía de México? ¿Qué necesita México para que el país vuelva a crecer? ¿Qué tan bien está manejando la economía el presidente Andrés Manuel López Obrador y cómo afectaría una recesión a su agenda?

Charles Seville, director senior para los soberanos de América en Fitch Ratings: “La producción general de México se ha estancado, como lo muestra el indicador de actividad económica de mayo. Como siempre, los datos presentan una imagen mixta. Los hogares continúan gastando, y las manufacturas y exportaciones (7 por ciento más año a año en mayo) se mantienen. El crecimiento de Estados Unidos sigue siendo de apoyo. La inversión es el principal punto débil. Parte de esto puede estar relacionado con la incertidumbre del comercio mundial, pero la política interna también están afectando el sentimiento. La confianza empresarial todavía está en territorio positivo pero se ha debilitado. Las intervenciones de política microeconómica por parte del gobierno han aumentado la incertidumbre en algunas áreas. Las acciones para abordar algunas de las debilidades en el entorno empresarial de México y reducir la corrupción tomarán tiempo en dar sus frutos. Además, la política monetaria y fiscal también es estricta. Las tasas de interés reales se encuentran entre las más altas de la región, pero la inflación subyacente sigue siendo más alta de lo que le gustaría al banco central. El gasto público más bajo le resta a la actividad económica. Esperamos que este efecto, típico del primer año de un mandato presidencial, se desvanezca. La inversión pública se ha recortado durante años sucesivos, pero será más difícil acomodar una mayor inversión y algunos de los programas propuestos dentro del marco fiscal actual. Pemex recibirá más recursos para llevar a cabo un plan de negocios revisado. La compañía anunció que había estabilizado la producción de crudo en el segundo trimestre, aunque creemos que es demasiado pronto para celebrarlo. Una administración aún relativamente nueva se enfrenta a una compensación clásica entre mantener la confianza de los inversionistas en el marco de políticas y apoyar a la economía. Hasta ahora, ha elegido lo primero. Alcanzar el objetivo fiscal de un 1 por ciento del PIB en el superávit primario del sector público no financiero está al alcance en 2019, pero cumplir con un objetivo más alto en 2020 puede resultar difícil. Esperamos que el Banco de México comience a reducir las tasas con cautela este año, ayudado por una imagen de tasas globales más moderada”.

Wolfram F. Schaffler González, director del Centro para el Desarrollo Económico y Empresarial Fronterizo de Texas en la Universidad Internacional de Texas A&M: “Varios factores explican la contracción de la economía mexicana y hay varias acciones posibles para volver a encarrilarla, pero el denominador común en ambos casos es la confianza: confianza en el liderazgo de AMLO por parte del sector empresarial (no es fácil de recuperar); confianza de AMLO en que ambos están del mismo lado (no es fácil de lograr); confiar en la importancia de los hechos y el conocimiento en el proceso de implementación de decisiones (difícil para alguien que cree en sus propios hechos más que los reales); confiar en la certeza y el beneficio de los acuerdos comerciales internacionales (esto es un punto de coincidencia, pero también un riesgo hasta que se apruebe el USMCA y desaparezca la amenaza de nuevos aranceles); y confiar en que la lucha de AMLO contra la corrupción y la reinversión de los fondos recuperados es real y no solo una expresión política. Como dijo una vez un autor anónimo, ‘La confianza demora años en construirse, segundos en romperse y siempre en repararse’. La sabiduría de esta cita que se repite con frecuencia se puede aplicar en este caso y también en la relación actual con EE.UU. y cómo afectaría al comercio, la productividad industrial y la competitividad regional. AMLO necesita estabilidad económica y recursos para cumplir sus promesas de brindar beneficios a las personas mayores, madres solteras y ‘ninis’ (jóvenes que no trabajan ni estudian). Una recesión afectaría esto profundamente, y los acontecimientos recientes, como la renuncia del secretario de finanzas de México y la baja de Fitch de la condición de Pemex a ‘basura,’ contribuyen a la incertidumbre. El desafío en todos estos casos es recuperar la confianza, algo que podría llevar más tiempo del necesario para evitar una recesión o una recesión económica más grave”.

Joan Domene, economista sénior de Oxford Economics: “La contracción mensual de 2.1 por ciento en la producción industrial en mayo fue amplia. El escenario altamente incierto frenó la inversión, y la lenta revisión gubernamental de los proyectos y permisos de construcción provocó una fuerte caída del 6.2 por ciento mensual de la construcción. Creemos que el aumento en el proteccionismo global y el fracaso del gobierno mexicano para proporcionar estabilidad después de un comienzo difícil del año están detrás de la débil tendencia de inversión y el deterioro de la confianza de las empresas y los consumidores. Además, la agenda de austeridad fiscal y los altos costos de endeudamiento reducen el consumo privado. La probabilidad de recesión aumenta la posibilidad de una política fiscal contracíclica, que podría reavivar los problemas de calificación crediticia si el gobierno se desvía significativamente del superávit planificado del 1 por ciento. Mientras tanto, esperamos que el banco central de México mantenga una postura restrictiva para anclar las expectativas de inflación y proteger el peso. Sin embargo, la desaceleración de la demanda agregada y la posición más acomodaticia de la Reserva Federal de los EE.UU. deberían proporcionar incentivos para un recorte de tasas para fin de año”.

Nota del editor: Con agradecimiento reconocemos a El Heraldo de Mexico por su colaboración para que el contenido anterior esté disponible en español.

The Latin America Advisor features Q&A with leaders in politics, economics, and finance every business day. The publication is available to members of the Dialogue’s Corporate Program and others by subscription.