Latin America Advisor

A Daily Publication of The Dialogue

¿Puede Sudamérica capitalizar sus reservas de litio?

File Photo: Luca Galiuzzi via CC license. File Photo: Luca Galiuzzi via CC license.

Bolivia anunció un importante acuerdo de litio el 6 de febrero al eligir al grupo Xinjiang TBEA de China para una participación del 49 por ciento en un proyecto de litio de 2.300 millones de dólares con YLB, la compañía estatal de litio. Mientras tanto, una delegación de un consorcio de empresas estatales indias visitó recientemente el “triángulo de litio” de América del Sur, que se extiende por Chile, Argentina y Bolivia, para explorar oportunidades de explotar el recurso, que se espera tendrá una demanda cada vez mayor para usos como baterías para vehículos eléctricos. La inversión de litio también estaba en la agenda cuando el presidente argentino, Mauricio Macri, visitó la India en febrero. ¿Qué tan bien están los países sudamericanos involucrando a inversionistas internacionales en sus estrategias de desarrollo de litio? ¿Hay formas en que las tres naciones puedan colaborar en el desarrollo del metal en lugar de competir? ¿Cuáles jugadores globales están mejor posicionados para obtener ventaja en la explotación de los depósitos de litio de Sudamérica?

William Tahil, director de investigación de Meridian International Research: “El ascenso de China al dominio de toda la cadena de suministro de baterías de litio ha sido implacable. La lista de adquisiciones e inversiones es interminable. Donde hay litio, está China. El embajador de China en Bolivia dijo en la firma del acuerdo de TBEA que su país necesitará 800.,000 toneladas métricas de litio (carbonato) por año hasta el 2025 para su industria automotriz, unas cuatro veces la producción global actual. CATL y BYD son ahora el número dos y tres fabricantes de baterías en el mundo, y se expanden continuamente. Tras el anuncio de TBEA, Tianqi adquirió recientemente una participación del 25 por ciento en SQM por 4.1 mil millones de dólares. Esto le da a China acceso al depósito de más alta calidad en el mundo, el Salar de Atacama. Ganfeng pasó de tener cero en 2014 al 25 por ciento de la cuota de mercado mundial del hidróxido de litio de grado de batería y casi el 20 por ciento del carbonato de litio. ¿Cómo pueden otros países, como India, ponerse al día con el ataque estratégico de China Inc.? Para China, el litio no es más que un pequeño tramo del programa global “Belt and Road”. En términos de colaboración entre Argentina, Chile y Bolivia, una “OPEP” de litio puede ser previsible, todo en manos chinas, algo así como OLEC, u Organización de Exportaciones de Litio a China. La mitad de la inversión mundial en vehículos eléctricos por parte de la industria automotriz es solo para China. Si el resto del mundo quiere tener acceso a un número significativo de vehículos eléctricos en 2030, es necesario dar prioridad a las alternativas al litio”.

Juan Carlos Zuleta, analista de economía de litio con sede en Bolivia: “Hay otro actor clave en el espectro de litio boliviano en la actualidad: ACI Systems de Alemania. Se espera que esta empresa relativamente nueva produzca hasta 40.000 toneladas de hidróxido de litio de salmuera residual en el Salar de Uyuni entre 2021-22. Tengo mis reservas en cuanto a su capacidad real, tanto técnica como financiera, para emprender esta tarea. Por más desventajoso que sea para Bolivia, la nueva empresa mixta YLB-ACI Systems ha recibido la bendición del gobierno. Aunque es demasiado pronto para concluir si la empresa conjunta será capaz de cumplir sus promesas, es sin duda el primer intento serio de Bolivia de incorporarse en el auge del mercado del litio. El acuerdo previo firmado con Xinjiang TBEA Group tiene la misma inversión global que con ACI Systems, aunque esta vez el centro de operaciones sería dos salinas más pequeñas con mucho menos contenido de litio que el Salar de Uyuni. Parece que la India llega un poco tarde para lograr algo significativo en Bolivia y Argentina. Parece que no queda mucho litio para los que llegan tarde. Por lo tanto, Chile parece ser la mejor opción disponible para la India, a pesar de todos los obstáculos legales para el desarrollo de litio allí. Argentina sigue una estrategia de mercado abierto, donde su gobierno tiene poco que decir, y las compañías extranjeras básicamente están definiendo los principales cursos de acción. La participación del gobierno de Bolivia parece ser una formación de empresas mixtas con inversionistas extranjeros, aunque no necesariamente por razones válidas o en beneficio del país. Chile ha logrado negociar regalías onerosas con Albemarle y SQM, aprovechando sus recursos de litio relativamente más ricos. Yo sugeriría que los países concentren sus esfuerzos en el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías para extraer litio de la salmuera, más allá del uso de los estanques de evaporación solar que se centran en la evaporación rápida, la desalinización y los métodos químicos avanzados. Tanto Albemarle como SQM en Chile siguen siendo los jugadores mundiales mejor posicionados en Sudamérica, aunque debemos estar atentos a lo que puede lograr la empresa coreana Posco durante los próximos años en Argentina, con su revolucionaria técnica química para extraer litio de la salmuera sin utilizar los estanques tradicionales de evaporación solar”.

David Merriman, gerente de materiales de baterías y vehículos eléctricos de Roskill Information Services: “Los países de América del Sur, principalmente Chile, Argentina y Bolivia, han tenido diversos éxitos en atraer inversiones internacionales. La aplicación de licencias de producción de litio en Chile, anteriormente el mayor productor de litio en el mundo, y el aumento de la participación de la empresa estatal chilena Corfo, han restringido el desarrollo de nuevos proyectos en el país y disuadido a los inversores internacionales. Alternativamente, Argentina ha atraído inversiones significativas en proyectos de litio de la comunidad internacional, con compañías japonesas, coreanas, francesas y canadienses que desarrollan proyectos de litio en la Puna argentina. La reciente inversión realizada en Bolivia por el grupo chino Xinjiang TBEA no es la primera participación internacional buscada por que el gobierno boliviano ha buscado para desarrollar depósitos de salmuera de litio en el país. En 2012 Bolivia firmó un acuerdo preliminar con Posco y Kores para desarrollar el Salar de Uyuni y construir componentes de baterías de iones de litio en el país. Los acuerdos posteriores con Linyi Gelon New Battery Materials, con sede en China, y el Grupo CITIC también intentaron desarrollar recursos de litio en Bolivia con un éxito limitado. La naturaleza variada de los depósitos de salmuera de litio dentro de un país, y mucho menos en todo el “triángulo de litio” que abarca Chile, Argentina y Bolivia, dificulta la colaboración entre los países. Otros factores, como la disparidad en su respectiva posición actual del mercado, las diferencias gubernamentales, las inversiones extranjeras existentes y los sentimientos cada vez más nacionalistas con respecto a las materias primas de las baterías también serían obstáculos para la cooperación. El desarrollo de métodos para procesar depósitos altos de salmuera de Mg:Li en China occidental podría potencialmente traducirse en un mayor éxito para el grupo TBEA de Xinjiang al procesar salmueras en las salinas de Salar de Uyuni, Salar de Coipasa y Pastos Grandes. Sin embargo, no está claro si Xinjiang TBEA Group tendrá acceso a este conocimiento técnico. Aunque Bolivia posee recursos muy grandes de litio en los depósitos de salmuera, se espera que las dificultades con la química de la salmuera, la infraestructura local, el clima y la participación del gobierno sigan como importantes barreras de entrada para la producción a gran escala de litio en el país”.

The Latin America Advisor features Q&A with leaders in politics, economics, and finance every business day. The publication is available to members of the Dialogue’s Corporate Program and others by subscription.