Las nuevas fronteras de las relaciones EEUU-América Latina

Shifter y Iglesias, Cátedra de América Latina Cátedra de América Latina

COLABORACIÓN EXTERNA

El 16 de marzo, Michael Shifter participó en una sesión de la Cátedra de América Latina de la Universidad Pontificia Comillas. La sesión empezó con una presentación sobre las realidades actuales de la región y después pasó a una conversación entre Shifter y el director de la Cátedra, Enrique Iglesias, quien es miembro del Diálogo Interamericano.

COMENTARIOS DE MICHAEL SHIFTER:

“Otro valor urgente, muy serio, que afecta las relaciones con todos los gobiernos, no solo los de América Latina, es el tema del cambio climático. Este tema ha ganado muchísima fuerza en el partido demócrata, y con el nombramiento de alguien con el nivel del secretario de Estado, John Kerry, el mensaje no podría ser más claro”.

“No es realista pensar que Estados Unidos vaya a asumir un papel de liderazgo en América Latina. No hay condiciones para eso y no creo que Estados Unidos sea capaz de hacerlo. Tiene mucho potencial, pero hablar de ‘liderazgo’ en América Latina no corresponde con la realidad que yo veo”.

“Sería un grave error si Estados Unidos no hace nada respecto a América Latina y no muestra mayor compromiso. En este momento, la región está sufriendo mucho y a mi juicio, con el fin de recuperar algún nivel de confianza y credibilidad en la región, renovar y fortalecer alianzas es fundamental para las relaciones constructivas entre Estados Unidos y América Latina. Si no se hace nada sobre este tema, no se va a facilitar lo que todos queremos para una relación mucho más productiva”.

COMENTARIOS DE ENRIQUE IGLESIAS:

“Quizás no se ha visto ningún momento con menor capacidad de articular cosas conjuntas en América Latina. Eso es muy importante y muy dramático también – sobre todo, muy dramático cuando estamos enfrentando un mundo en cambio. El tema es básicamente que la capacidad de América Latina de hacer cosas juntos es limitadísima”.

“Como dices tú, [Michael], yo no veo en este momento una gran política de Estados Unidos con respecto a América Latina. Yo conocí dos momentos de esto en mis largos años. Conocí los años sesenta, por ejemplo, con la visión de Kennedy y la creación de la Alianza para el Progreso. En ese entonces, América Latina, a pesar de todos sus problemas políticos, estaba bastante condicionada para sentarse en la mesa en Punta del Este y armar, en el año 1961, una gran alianza regional. No hay aquí condiciones para eso. Eso es una realidad. El otro momento que conocí fue con Bush padre, en el 1960, en el que estuvo la iniciativa de la Empresa de las Americas, que por cierto el BID [Banco Interamericano de Desarrollo] aprovechó mucho. Todavía hay gente en América Latina que cree que ahora va a venir el gran cambio. Estamos todos cambiando, en movimiento y esto hace que lo anterior en comparación a esto tenga que ser contemplado. El tercer punto son aquellos temas que sí se convierten en factores que obligan a tomar decisiones: el tema de las migraciones, que es uno de los temas mas importantes que hay hoy. Estos temas crean expectativas, parecería que Estados Unidos está cambiando y tiene que prestarle atención. Yo diría que también tenemos esas cosas puntuales que tú [Michael] también mencionaste: los casos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

A diferencia de temas como el de Cuba y Nicaragua, los cuales no se han internacionalizado en su enfoque, en el caso de Venezuela hoy en día tenemos a Rusia, Iran, Turquía – entonces el tema de Venezuela es mucho más complicado y Universidad Pontificia ComillasUniversidad Pontificia Comillas que los otros dos. Ahí yo creo que se abre un capítulo muy complicado. Sobre todo porque el frente interno venezolano está muy dividido, entonces esto dificulta las negociaciones”.

[…]

 


Related Links