La educación en Argentina: Una realidad incómoda

Educar2050

El 9 de noviembre de 2018, se celebró en Buenos Aires el X Foro de Calidad Educativa, una iniciativa de la organización Educar2050 que por el último decenio ha juntado a los principales líderes educativos de Argentina para discutir los temas más apremiantes en materia educativa. Durante el encuentro se presentó el Informe de Progreso Educativo de Argentina, elaborado por el Diálogo Interamericano y Educar2050, el cual analiza el estado de la educación argentina con el propósito de visibilizar los principales desafíos educativos de la nación y presentar recomendaciones para abordarlos.

Ariel Fiszbein, director del programa de Educación del Diálogo Interamericano, habló sobre los principales mensajes del informe. Se enfocó sobre las áreas más débiles del sistema educativo argentino y sobre la necesidad de aprender de otros países para reformar políticas públicas existentes. “Todo ejercicio introspectivo es algo doloroso, y esa auto-reflexión se vuelve más incómoda, pero más poderosa, cuando nos permitimos compararnos con otros,” afirmó Fiszbein.

En relación con resultados educativos, Fiszbein señaló que Argentina ha logrado aumentar su cobertura educativa, particularmente a nivel de secundaria y educación inicial. Sin embargo, el país tiene fuertes problemas de terminalidad en el nivel secundario, y en sus resultados de aprendizaje. En la prueba PISA, por ejemplo, los resultados generales de Argentina muestran un estancamiento en un contexto regional de mejora. En matemáticas, desde el 2000 los resultados se han mantenido estableces, aunque en un nivel bajo: 67% de los estudiantes no alcanzaron el nivel mínimo de aprendizaje en 2012. “Realmente Argentina no es distinta que América Latina en cuanto a educación, y en muchos casos, es peor. Y como sociedad, no tenemos plena consciencia de eso,” expresó.

El informe también analiza qué se está haciendo a nivel de políticas para influir en los resultados educativos. Una de las dimensiones más importantes son las políticas docentes. Según el informe, la profesión docente carece de un sistema de formación y capacitación fuerte, evaluaciones de desempeño regulares, incentivos al buen desempeño y de un esquema de carrera bien desarrollado. De modo comparativo, Fiszbein mencionó que, “en materia de políticas docentes, Argentina no sólo está por detrás de países como Costa Rica y Perú, que han venido invirtiendo en sus marcos de políticas docentes, sino que también no está mejor que países como Honduras o Guatemala, países mucho más pobres que Argentina.” También dijo que “un motivo por el que tenemos ese problema es la enorme inercia que caracteriza las políticas docentes en Argentina. El país opera con un régimen legal y regulatorio de hace 60 años atrás – de un sistema educativo distinto.”

Finalmente, habló sobre la eficiencia en la inversión educativa. Los datos indican que ha habido un aumento sostenido en la inversión pública en educación desde el año 2006, pero el gasto por alumno es altamente dispar entre provincias, y persisten, a la vez, altos niveles de ineficiencia en la asignación de recursos. “Entre las provincias,” dijo Fiszbein,” “vemos una fuerte asociación entre inequidad e ineficiencia, lo cual sugiere que es difícil resolver los problemas de equidad si no se resuelven los problemas de ineficiencia,” recalcando la necesidad de usar mejor los recursos destinados a educación.

Vea la presentaciación completa abajo:



Related Links