La pandemia y la falta de democracia en Nicaragua

Image of broadcast of a speech by Ortega Confidencial

Este artículo también está disponible en: Inglés

El regimen de Daniel Ortega ha secuestrado la pandemia con propósitos de sobrevivencia política. Bajo cualquier medición, Nicaragua es el país que menos se adhiere a esfuerzos por mitigar la pandemia del Covid-19. Este es uno de ocho países cuyo cumplimiento con los seguimientos de la Organización Mundial para la Salud es mínimo y hasta cero en muchos casos. Las consecuencias de esta inacción son letales.

Sin cumplir normas ni trabajar para proteger a su país

La negligencia y la acción intencionada de ignorar lo que ocurre son descabelladas. Comparado a América Latina y el Caribe, Nicaragua es el único país en el que desde el primero de Marzo su actividad comercial ha disminuido en un 20% (al no implementar cuarentena), comparado con un promedio del 65% para todos los países (equivalente a 30 días de precaución) que aunque son pérdidas económicas importantes, significarán logros de productividad en el mediano plazo y vidas salvadas.

Desde que se declaró la presencia del virus desde fines de Diciembre 2019, Nicaragua ha administrado pruebas sin transparencia.

Mientras tanto en el resto de América Latina y el Caribe se han administrado un promedio de 5,000 pruebas por millón de personas.

Los gobiernos, sean ricos o pobres, de países grandes o pequeños, han implementado diferentes políticas, promoviendo distanciamiento social, alivio económico temporal, cierre de puertos y fronteras, promediando 36 diferentes medidas—Nicaragua sólo ha implementado 11, y muy recientemente.

La vida no vale nada

El efecto multiplicador de la pandemia es de tres personas por cada enfermo, y a una tasa mínima de 15% diario de expansión, serán más de 30,000 personas las que estén enfermas en menor tiempo que el calculado por el gobierno y sin recursos. El silencio absoluto del Estado es criminal ya que no hay ignorancia detrás de esto: ellos han hecho sus cálculos.

[…]

Lea el artículo completo en Confidencial aquí.


Related Links