La importancia de una repuesta internacional hacia Nicaragua

Presidente de Nicaragua participa en Cumbre SICA-Nicaragua. Presidencia El Salvador / Flickr / CC0 1.0

Manuel Orozco, senior fellow no-residente del Diálogo Interamericano, conversó con Juan Carlos Iragorri de El Washington Post Podcast sobre la importancia de la repuesta internacional hacia las acciones del régimen Ortega-Murillo en las elecciones presidenciales de Nicaragua.   

COMENTARIOS DE MANUEL OROZCO: 

Pregunta (P): Están creciendo las voces de quienes les piden a la comunidad internacional que desconozcan las elecciones nicaragüenses de noviembre. Entre ellas están las de Berta Valle y Victoria Cárdenas, esposas de Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro quienes fueron candidatos presidenciales arrestados por las autoridades nicaragüenses. ¿Cree que esto sirva de algo?  

Respuesta (R): Claro que sirve de mucho. La comunidad internacional está distinguiendo entre el proceso y el resultado electoral. El mundo ya prácticamente desconoce lo que está pasando en Nicaragua como un proceso electoral justo, puesto que esta sesgado con represión, eliminación de la oposición, fraude y promoción de abstención con intimidación. La comunidad internacional concluye que las condiciones para reconocer un resultado electoral son prácticamente nulas. Lo que la comunidad internacional está concluyendo es que esto es política y moralmente indefendible; que esto no es un proceso competitivo y que no van a reconocer el resultado. No van a validar la legitimidad de cualquier gobierno que resulte de este proceso. La Organización de los Estados Americanos ya está trabajando en función de este desconocimiento. Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Centroamérica (con la excepción de Honduras por el tema del asilo político del presidente actual) están condenado a Nicaragua en estos términos.  

Aunque la dictadura de Ortega únicamente cuenta con el reconocimiento de socios y aliados políticos como Rusia, Cuba y Venezuela, el golpe político y económico de la comunidad internacional sobre el régimen y el desconocimiento de este proceso electoral no solamente es simbólico, sino que también es diplomático y material, ya que la inversión extranjera seguirá cayendo. Nadie va a querer invertir en un país lleno de dictadura y represión. La recuperación económica va a ocurrir con muy poco apoyo externo o casi nulo. El gobierno de facto que no será reconocido por los nicaragüenses mismos, ya que los nicaragüenses se sentirán acuerpados por el apoyo internacional.    

ESCUCHE LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ.


Related Links