Estados Unidos, el primer pulso entre los dos presidentes venezolanos

Government of Venezuela / Wikimedia Commons

Un día para recordar el 23 de enero de 2019, Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, se autoproclamó presidente de Venezuela, desconociendo a Nicolás Maduro, quien a su vez se había posesionado como presidente el pasado 10 enero. Guaidó fue reconocido por Estados Unidos y el resto de naciones del Grupo de Lima, incluida Colombia. 

En estos momentos hay dos presidentes en Venezuela, Maduro que rompe relaciones diplomáticas con Estados Unidos y les da 72 horas para salir del país y Guaidó que minutos después les dice que pueden quedarse. 

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano con sede en Washington DC,  da su opinión sobre los últimos sucesos ocurridos en Venezuela y lo que puede suceder en adelante.

¿Cuál es su visión de lo que pasó hoy en Venezuela?

Yo creo que ha sido un día extraordinario y que hay avances alentadores pero todavía hay interrogantes sobre cómo vamos a cruzar este río de un lado a otro. Hay que ver si ese nuevo gobierno va a tener poder real y todo este proceso no será fácil. Dependerá mucho del papel de la oposición y de las Fuerzas Armadas del país.

El gobierno de Maduro obviamente tiene el monopolio y el control del poder en Venezuela. Hay muchas fracturas y descontento, pero hasta ahora no hemos visto una ruptura del gobierno de Maduro, entonces me parece que es un momento muy interesante. 

Creo que la oposición está muy bien, que Estados Unidos y toda la comunidad internacional, incluyendo el Grupo Lima, tienen una posición muy clara frente a esto, pero la gran sorpresa fue la sentencia de la oposición del 10 de enero de elegir a Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional. 

¿Qué opina de Guaidó?

Él es una cara y una voz nueva y lo mejor es que ha mandado muy buenos mensajes a la oposición, a los chavistas y a las Fuerzas Armadas. Realmente es una cuestión de que Guaidó ha encontrado su momento. Un momento sumamente alentador, pero no estamos todavía en un nuevo gobierno democrático, porque si bien el gobierno de Maduro no es legítimo todavía parece que tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas y ahí está su poder.

Muchos analistas sostienen que las sanciones internacionales sirven de poco si un gobierno autoritario como el de Maduro se quiere mantener en el poder. ¿Eso también se da en estos momentos? 

[…]

Lea la entrevista completa en Portafolio