Declaración sobre la formación inicial docente

Portada de declaración formación inicial

Este artículo también está disponible en: Inglés

Todo aspirante a ejercer la profesión docente debe transitar por un proceso de formación inicial. Se trata de una etapa de preparación que ocurre en todos los países de la región, aunque los procesos difieren por los criterios de selección de los candidatos, la duración de los estudios, las propuestas curriculares, la pertinencia y la calidad de esta experiencia formativa. El contexto latinoamericano da cuenta de esa marcada diversidad de modelos de formación inicial, lo que no debería significar una diversidad en términos de calidad.

Consideramos que existen elementos de la formación inicial docente que debieran ser universales, por su naturaleza de condiciones fundamentales para asegurar la calidad. Entre ellos se destacan: procesos rigurosos de selección e ingreso a la formación inicial, un marco de competencias docentes articulado con los currículos nacionales y experiencias prácticas para que los futuros profesores apliquen sus aprendizajes y reflexionen críticamente con mentores. Además, es importante contar con sistemas de acreditación y regulación de la calidad de las instituciones formadoras para asegurar el cumplimiento de los aspectos esenciales de la formación inicial docente.

Luego de varios meses de trabajo y reuniones, los miembros de la Coalición Latinoamericana para la Excelencia Docente, presentamos la siguiente declaración, la cual refleja nuestra visión acerca de los componentes de una formación inicial docente de calidad. Buscamos facilitar un consenso regional acerca de los factores clave para asegurar una adecuada preparación inicial de maestros y profesores. Hacemos una serie de recomendaciones, fundadas en el estudio y la experiencia de los miembros de la Coalición para el fortalecimiento de la formación inicial en la región.

Lea la Declaración

Recomendaciones Clave: 

Esta declaración cuenta con cuatro dimensiones generales sobre cómo estructurar el mejoramiento de la calidad de la formación inicial docente en América Latina y el Caribe. Un sistema de formación inicial debe tener estos componentes:

  • Un marco orientador unificado que establezca los principios fundamentales bajo los cuales las instituciones formadoras operen.
  • Mecanismos de atracción y selección de carácter meritocrático para poder atraer a excelentes candidatos. Cada país debe contar con una política nacional de reclutamiento docente y mecanismos de selección.

  • Un marco de competencias docente que efectivamente funcione y sirva de referencia para la formación inicial.
  • Prácticas docentes como componente esencial de la formación que debe atender a las particularidades de los distintos países de la región, así como las singularidades de cada institución formadora.

Downloads


Related Links