Combatiendo el cambio climático con los ingresos de las industrias extractivas

fotos de la selva amazonica y paneles solares con una capa azul

Este artículo también está disponible en: Inglés

Estudio de casos de Colombia y Perú e implicaciones para América Latina

A medida que las economías intentan reconstruirse luego de la crisis generada por el Covid-19, surge la oportunidad de acelerar la mitigación del cambio climático, la adaptación y de elaborar modelos económicos más sostenibles. Un nuevo informe del Diálogo Interamericano concluye que los ingresos de las industrias extractivas pueden proporcionar recursos cruciales para cumplir este objetivo.

América Latina es una de las regiones más ricas del mundo en recursos naturales, y los sectores del petróleo y la minería aportan una parte significativa de los ingresos fiscales en muchas de las economías de la región. Sin embargo, en el largo plazo, estas industrias enfrentarán importantes cambios en sus operaciones y es probable que se enfrenten a una disminución de la demanda de sus productos generadores de emisiones de CO2, como resultado de los esfuerzos para combatir el cambio climático. La producción de combustibles fósiles, minerales y metales también genera emisiones significativas. El aprovechamiento de los fondos provenientes del petróleo y la minería en la lucha contra el cambio climático podría contrarrestar los efectos ambientales negativos de estas industrias y apoyar los esfuerzos de los países para diversificar sus fuentes de energía, reduciendo su dependencia de los combustibles fósiles a largo plazo.

El presente informe examina los casos de Colombia y Perú, dos naciones ricas en recursos naturales que distribuyen los ingresos generados por las industrias extractivas a sus respectivos gobiernos locales, así como las implicaciones para América Latina.

Conclusiones principales:

  • El análisis de los autores sobre el gasto de los ingresos procedentes de la minería y los hidrocarburos muestra que sólo una pequeña parte de dichos ingresos en estos países se gasta en proyectos relacionados con el clima, como por ejemplo en infraestructura de energía limpia, reforestación y resiliencia a los desastres naturales. En su lugar, la mayor parte de los ingresos se invierte en infraestructura para el transporte.
  • El informe muestra que los países podrían utilizar más eficazmente los ingresos procedentes de la extracción para proyectos relacionados con el cambio climático, si los gobiernos centrales proporcionaran una orientación más clara y específica a los gobiernos locales sobre las prioridades en materia de cambio climático y ofrecieran asistencia técnica a los gobiernos locales en proyectos relacionados con el clima.
  • Por su parte, los gobiernos locales podrían educar a las comunidades sobre los beneficios de la mitigación del cambio climático y la adaptación, aun cuando los beneficios son menos tangibles en el corto plazo que los grandes proyectos de infraestructura. De igual forma, podrían fomentar la participación de los interesados en la materia, con el objetivo de utilizar los fondos para dichos fines.
  • En el informe también se concluye que, en última instancia, es posible que los gobiernos tengan que dedicar fondos directamente al desarrollo sostenible, asegurándose de que los fondos asignados se gasten eficazmente.
  • Por último, la recuperación económica del Covid-19 representa una oportunidad para reformar los sistemas de gasto de los ingresos de las industrias extractivas y reorientarlos hacia un modelo de desarrollo más sostenible basado en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo.

 

 

PATROCINADOR DEL PROYECTO

Ford Foundation logo

 

DESCARGUE EL INFORME AQUí:

Downloads


Related Links