Canton: “El debate hoy es entre los que creen en la democracia y los que no”

Santiago Canton expone ante la OEA en 2017 OEA - OAS / Flickr / CC BY-ND-ND 2.0

En una entrevista con Clarín, Santiago Canton observa con preocupación las derivas autoritarias en el escenario regional latinoamericano. En relación a la situación en Nicaragua, se trataron temas como la detención de candidatos opositores y los debates en la Organización de los Estados Americanos de cara a una eventual aplicación de la Carta Democrática.

COMENTARIOS DE SANTIAGO CANTON:

Pregunta (P): Esta semana la región estuvo concentrada en lo que ocurre en Nicaragua. En la nueva reelección de Daniel Ortega con todos sus rivales presos, con su ahogo a las instituciones democráticas. ¿Qué futuro se le ve a ese país?

Respuesta (R): Soy bastante pesimista porque me tocó conocer a Daniel Ortega en los 90, cuando trabajaba para el ex presidente (Jimmy) Carter y estábamos observando las elecciones allí. También estaba (Raúl) Alfonsín en la delegación. Y cuando ganó Violeta Chamorro era difícil ubicar a Ortega Finalmente se lo encuentra, y entre las Naciones Unidas, la OEA y Carter lo logran convencer. Carter usó el argumento de que él era muy joven, y que iba a tener otra posibilidad de volver al poder. Al mismo tiempo se sabía que Fidel Castro le había dicho a Daniel Ortega que era una locura que llamara a elecciones y que se tenía que quedar él en el poder. Ortega volvió y siguió defendiendo lo que le había dicho Carter, pero le dio más atención a lo que le dijo Fidel Castro. Por eso ha decidido quedarse en el poder y no se va a ir de ninguna manera. Si fue capaz de mandar a matar y ejecutar a más de 300 personas, inclusive niños (se refiere a la represión de las protestas de 2018), es capaz de cualquier cosa. El caso está poniendo a prueba si la Carta Democrática realmente sirve como instrumento para defender la democracia.

P: De todas maneras, no hay aval en la OEA para aplicar la Carta Democrática y eventualmente suspender al país del organismo  ¿Cree un temor al fracaso, como ocurrió cuando excluyeron a Cuba?

R: Cuando uno habla de la OEA, habla de los Estados, habla de la Secretaría General, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Ya es un animal de varias cabezas. Yo lo que creo que está pasando, y se ve reflejado en la OEA, es que tenemos un gran número de países que no creen en la democracia. Directamente no creen en la democracia. Por lo tanto, lo que pasa en Nicaragua se ve en ellos reflejados en el espejo el día de mañana. Por lo tanto, no les gusta que la OEA intervenga de esta manera. Y en los últimos años hemos escuchado de varios países con mucha fuerza nuevamente hablar del principio de no injerencia y de no intervención en asuntos internos. Lo que no entienden esos líderes, con AMLO a la cabeza (Andrés Manuel López Obrador) es que en democracia y derechos humanos el principio de no intervención en asuntos internos se enterró en 1948 cuando se aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y eso es que es grave lo que está pasando. Era lo que decían las dictaduras en la época, en los años de los setenta para cometer las violaciones que cometían.

P: ¿En esos países que no creen en la democracia ubica a la Argentina y al gobierno Alberto Fernández?

R: Si uno se guía por sus expresiones y reacciones internacionales sí. No denunciar lo que pasa en Nicaragua es grave. El silencio de los Estados en situaciones como estas produce muertes, gente encarcelada. No denunciar estas cosas tiene efectos gravísimos en materia de derechos humanos. Los derechos humanos crecen, florecen en el silencio, en la oscuridad. Por eso la importancia que los Estados lo denuncien. El último comunicado de Argentina era vergonzoso. Decían que iban a hacer lo que dijera Michelle Bachelet. No tenía nada que ver. Le sacaron el cuerpo a la jeringa de manera vergonzosa.

[…]

VEA EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ.


Related Links