Camilleri: “Los medios de comunicación existen para informar, no para desinformar”

Donald Trump da un discurso desde un podio Gage Skidmore / Flickr / CC BY-SA 2.0

Michael Camilleri, director del programa de Estado de Derecho del Diálogo Interamericano, habló con Camila Zuluaga de Blu Radio sobre cuál ha sido el papel de los medios en las elecciones de los Estados Unidos. La conversación abordó el debate sobre la conferencia de prensa controversial del presidente Trump el 5 de noviembre y la decisión de varios medios de comunicación de cortar su cobertura en medio del evento.

Comentarios de Michael Camilleri:

“Yo entiendo que los medios de comunicación existen para informar, no para desinformar. Lo que vimos ayer [en el discurso del presidente Trump] fue realmente una lluvia de mentiras de un presidente desesperado para mantenerse en poder, quien ante su derrota inminente está alegando fraude y corrupción electoral sin ningún tipo de prueba, reconocido incluso por miembros de su propio partido. Ante eso, algunos medios de comunicación en ejercicio de su deber editorial decidieron cubrir toda la conferencia de prensa [y] otros medios de comunicación decidieron solo cubrir una parte y luego verificar y contrastar las declaraciones del presidente con los hechos que conocemos. Yo creo que uno puede coincidir o no con esas decisiones editoriales, pero no hay ningún fundamento para alegar una violación a la libertad de expresión. Aquí nadie está limitando la libertad de expresión del presidente. Trump salió, dio su conferencia de prensa, la misma fue ampliamente difundida, y lo que tuvimos fue sencillamente un ejercicio legítimo de la libertad editorial de cada medio de comunicación.”

“La libertad [editorial] que tienen los medios de comunicación es un ejercicio de su propia libertad de expresión. [Establecer] lo contrario sería caer en una censura. Recordemos por ejemplo que Hugo Chávez en Venezuela obligaba a los medios privados a cubrir sus cadenas nacionales [todo el tiempo]… Esa práctica fue muy criticada en su momento por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La censura no es permitir la libertad editorial sino obligar a medios de comunicación a cubrir lo que quiere difundir el presidente del país. Eso no quiere decir que no haya una responsabilidad en general de los medios de cubrir lo que dicen las autoridades públicas, o que las decisiones editoriales no sean abiertos ni sujetos a crítica como ha sido el caso aquí. Todo eso es válido como tema de discusión y de crítica. Lo que sí me parece imprudente y sin fundamento jurídico es alegar algún tipo de violación a la libertad de expresión.”

“El estado nunca debe ser el árbitro de la verdad. Eso está clarísimo. Una empresa privada como es Twitter o como es Facebook tiene que decidir cuales van a ser las reglas de su propia plataforma… Frente a este tipo de desinformación, históricamente, las plataformas fueron muy reticentes a intervenir en contenidos por distintos razones incluyendo su propia inmunidad frente la ley. Ante la situación un poco sin precedente que tenemos… de un presidente que según el Washington Post ha dicho 22,000 mentiras durante su presidencia, y ante una situación de tanta tensión y polarización, incluso algunos incidentes de violencia política, estas plataformas han tomado la decisión de ser un poco más activos no en censurar sino en [asegurar] que las personas que usan esas plataformas saben cuando una información es, de manera verificable, cuestionada o falsa. De nuevo, esta es una práctica que uno puede discutir, pero es lo que hemos visto, primero frente a la pandemia y la información [sobre] salud pública que ponía en peligro las vidas de las personas, y últimamente frente a información que va al corazón del sistema democrático de nuestro país.”

“Hemos visto en estos últimos días y semanas mucho periodismo excelente… Hay periodismo nacional pero también hay periodismo local [que está ocurriendo] en Georgia, en Pennsylvania [y] en Arizona que es de alta calidad y que está manteniendo informada a la gente que quisiera saber realmente lo que está pasando y no la desinformación que escuchamos de algunas partes incluyendo de la Casa Blanca… El punto más macro es que tenemos cada vez más una división de medios que refleja las divisiones políticas en el país… Esas tendencias, que no son limitadas a los Estados Unidos, hacen cada vez más difícil tener una conversación nacional basada en hechos… y [me parece que] las implicaciones de esto son profundas para el futuro democrático de los Estados Unidos. No veo en este momento una solución muy fácil al tema.”

Escuche la entrevista completa aquí. Los comentarios de Camilleri empiezan en la hora 1:55 del programa: