Biden-AMLO: aciertos y desafíos

Miembros del gobierno Mexicano y Estadounidense se reúnen para discutir temas bilaterales. La Prensa de Coahuila

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, y Vanda Felbab-Brown, miembro del Diálogo Interamericano, comentaron sobre los aciertos y desafíos de la relación entre Presidente Joe Biden de los Estados Unidos y Presidente Andrés Manuel López Obrador de México en un artículo para La Prensa de Coahuila. En el artículo Shifter y Felbab-Brown hablaron sobre diálogos de alto nivel entre los dos países sobre temas relacionados con seguridad, energía, cambio climático, democracia, migración y derechos humanos. 

COMENTARIOS DE MICHAEL SHIFTER: 

“Yo anticipaba una relación más diversa (que la que hubo con Trump) y con algunos puntos de tensión, que es donde estamos, pero sí creo que los diálogos de alto nivel, la Cumbre de los Tres Amigos, han moderado la relación y han podido evitar un deterioro, y un enfrentamiento entre ambos países, pero sin duda las tensiones están ahí, y los desacuerdos están ahí”. 

“López Obrador, la verdad, es que tiene mucha palanca en esta relación bilateral, y va a tener más palanca a medida que se acercan las elecciones de medio término en noviembre, porque ahí está en juego el control demócrata, y nuevamente el tema migratorio es muy importante. Si los republicanos retoman el Congreso, la agenda de Biden no puede avanzar, sería una parálisis total”. 

“No creo que van a presionar mucho sobre el tema de la reforma [eléctrica] porque eso podría generar una reacción que no conviene a Biden en el tema de migración, eso puede irritar a López Obrador y no cooperar y no hacer lo que la Administración Biden quiere que haga. López Obrador está en una posición bastante fuerte para negociar apoyo a cambio”. 

COMENTARIOS DE VANDA FELBAB-BROWN: 

“Pienso que la Administración [de Biden] asumió el cargo sabiendo que sería difícil con AMLO, y pusieron como una prioridad muy importante el no tener dificultades que desencadenarán batallas diplomáticas verbales o ataques. En su lugar, adoptaron una actitud de voz suave y discreta hacia AMLO, y fueron capaces de evitar grandes o dramáticas peleas diplomáticas”. 

“En la práctica, hay diferencias fundamentales entre lo que Washington quiere y lo que López Obrador quiere: inversiones que son consideradas problemáticas, por ejemplo su campaña de sembrar árboles que, en mi opinión, está terriblemente administrada, es realmente problemática y, de hecho, fomenta la deforestación. No es una buena manera de abordar la política ambiental o económica, tampoco en Centroamérica”. 

[…]

LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA PRENSA. 


Related Links