Jakob Christensen / Flickr / CC BY 2.0

El que la pobreza haya caído 10 puntos porcentuales en Nicaragua, de 42% a 29% de la población, según las encuestas oficiales del Inide, aunque según las mediciones de Fideg la disminución ha sido más lenta y se mantiene en 39%, deja muchas interrogantes. ¿Será cierto? ¿cuáles son las causales o determinantes? ¿se puede vivir sin pobreza con un mínimo de dinero? La pobreza es un concepto bastante amplio que tiene vida de acuerdo con su medición pero que a veces no refleja acertadamente la relación entre ingreso y gasto.

Actualmente el ingreso per cápita es de $170 mensuales o $5 diarios, un dólar más de lo que era en el 2010 cuando el índice de pobreza era del 39% y abarcaba a 2.4 millones de personas. Estos son ingresos tremendamente bajos, especialmente cuando se identifica la distribución del ingreso, muchos no ganan esas cantidades. Sin embargo, resulta difícil aceptar que un aumento de US$1 diario redujo la pobreza de 665,000 personas!

Pero dentro de esta discusión sobre la pobreza está la migración. La migración y las remesas en particular han constituido en un factor que ha mantenido a mucha gente a vivir fuera de la pobreza. Los hogares receptores de remesas están percibiendo más que el promedio percápita gracias al sacrificio y riesgo de los familiares que salen a trabajar a Costa Rica, Estados Unidos o España.

Es clave entender que la economía nicaragüenseestá gobernada por realidades concretas, como el hecho que tiene predominantemente tres polos de crecimiento: los dos primeros, la agricultura y la migración, están basados en una fuerza laboral de poca calificación. El tercer polo de crecimiento es la economía informal, la cual también depende de poca calificación en su producción.

[…]

Lea el artículo completo en el Confidencial