Christian Ramiro González / Flickr / (CC BY-NC-ND 2.0)

México es el receptor más grande de remesas en América Latina y creció 8% en 2016. Las transferencias a este país representan aproximadamente un 40% del total que sale de Estados Unidos, de los US$70,000 millones que llegaron a America Latina y el Caribe.

Aunque en los últimos años la migración mexicana hacia Estados Unidos ha caído notablemente, las remesas no sólo se han mantenido estables, sino que crecieron un 8.8% en 2016. Las razones principales se deben a tres factores claves. Primero, el aumento en el número de mexicanos que envía dinero. Segundo, el uso de sistemas electrónicos para envío de dinero y, tercero, las tasas de cambio.

Este artículo analiza estas tendencias.