Irene Estefanía González / Inter-American Dialogue

On Friday, May 5th, 2017 the Center for Justice and International Law (CEJIL), the Due Process of Law Foundation (DPLF), the Open Society Justice Initiative, and the Inter-American Dialogue hosted an open forum with the six candidates nominated by the member states to serve on the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR). In that forum, candidates took public questions from attendees and remote viewers on YouTube and Twitter. The details and video of the event can be found here

In addition, all questions—including those that were not asked in the forum because of limited time—were collected and the candidates were given the opportunity to submit written responses as they saw fit.

The full list of questions can be found here. The other submitted responses can be found here.

The following questions and responses have not been translated or edited except for organizational purposes.

 

Antonia Urrejola: ¿Usted considera la falta de una ley de identidad de género como una deuda en Chile?

 Este twit lo contesté directamente y reitero mi respuesta, creo que efectivamente la falta de una ley de identidad de género en Chile es un tema que sigue pendiente y respecto del cual se requiere avanzar urgentemente. Lamentablemente este es un tema muy discutido en Chile, respecto del cuál hay distintas visiones y ha sido muy muy difícil avanzar en el Congreso al respecto. Sin duda es un tema pendiente.

 

Urrejola: Piensa que la vinculación que mantiene su esposo con industrias extractivas afecta su imparcialidad como comisionada?

  1. Primero decir que soy yo quien va de candidata y no mi esposo de manera tal que ruego que se me evalúe por mis acciones y no por mi vínculo matrimonial.
  2. Segundo, mi marido no tiene vinculaciones con industrias extractivas. El es Superintendente de Medio Ambiente (http://www.sma.gob.cl), cargo que asumió en propiedad luego de un proceso de concurso y oposición de antecedentes que realiza la Alta Dirección Pública(serviciocivil.cl).
  3. Las supuestas vinculaciones de mi marido a las industrias extractivas se originan en un artículo de un diario electrónico (El Mostrador) que fue publicado en marzo del 2014, el mismo día que él asumió el cargo de Superintendente de Medio Ambiente. Esa nota publicó información falsa sobre mi marido, información que él tuvo que desmentir en entrevistas radiales y televisivas como asimismo en una nota aclaratoria del mismo diario electrónico (El Mostrador) que publicó la falsedad.
  4. Quiero reiterar que no es mi esposo el candidato, sino que yo; que la nota en base a la cual se concluiría mi eventual falta de imparcialidad (por estar casada con él) fue desmentida categóricamente e investigada; y desechada por las autoridades (Contraloría General de la República), por lo tanto, solicito que mis méritos sean evaluados a base a lo que yo he hecho en mi vida profesional, y no otros.
  5. Estoy consciente que el rol de la sociedad civil es revisar todos nuestros antecedentes para formarse una opinión de cada una de las candidaturas. Solo pido que esa opinión sea en base a la verdad y ponderando mi propia trayectoria y no en base a una nota de prensa que publicó información falsa y que luego se vio obligada a desmentir.
  6. Si le interesa ver la labor de la Superintendencia, mientras mi marido ha estado a cargo, podrá darse cuenta de su independencia total y absoluta respecto de las empresas aludidas en la nota El Mostrador al revisar muchas de las sanciones que se han aplicado en su período. Sólo como ejemplo, adjunto dos links de casos concretos que pueden ser de su interés.

 Link FdC Pascua Lama III:

http://snifa.sma.gob.cl/v2/Sancionatorio/Ficha/1210

Link archivo denuncias comunidades Pilmaiquén:

http://www.sma.gob.cl/transparencia/doc/resoluciones/RESOL_EXENTA_SMA_2016/RESOL%20EXENTA%20N%20623%20SMA.PDF

 

Urrejola: Ud asesoró empresas extractivas vinculadas a casos por violación de DDHH de pueblos indígenas. ¿Esto afectará su trabajo?

Para responder esa pregunta tendría que saber a qué empresas extractivas vinculadas a casos de violaciones de DDHH de pueblos indígena habría yo asesorado, pues lo desconozco.

Lo que sí he trabajado e investigado es sobre el Convenio 169 de la OIT, su implementación en los distintos países de la región y, muy especialmente, en Chile. He efectuado numerosas consultorías sobre principios y estándares internacionales de derechos humanos aplicables a los pueblos indígenas; jurisprudencia internacional y nacional relativa a la implementación del Convenio 169 de la OIT y la consulta previa; principios y estándares internacionales en materia de empresas y derechos humanos al sector privado, al Banco Interamericano del Desarrollo, a la OIT, al PNUD, FLACSO y al Instituto Nacional de Derechos Humanos en Chile.

Nunca he participado directamente respecto de ningún proyecto de inversión ni asesorado directamente a alguna empresa. Reitero, lo que sí he hecho son informes en derecho en las materias indicadas anteriormente. Si tuviera que seguir haciendo esos informes o capacitaciones, lo haría pues conozco de cerca la falta de comprensión, apertura y conocimiento de ésta temática de parte de muchos actores políticos y empresariales en nuestros países. Me parece esencial ir generando conciencia entre las empresas de la necesidad de aplicar en su accionar los estándares de derechos humanos y la debida diligencia. Me parece fundamental trabajar con fuerza en la incorporación de los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Empresas. Las empresas y sus agentes son nuevos actores que hay que incorporar en el trabajo de derechos humanos en la Región, y donde los Estados necesitan ser asistidos para entender las consecuencias que las actividades económicas emprendidas por los primeros pueden traer en la satisfacción de los derechos humanos. Los Estados pueden incurrir en responsabilidad internacional si no son capaces de entender las implicancias que las actividades empresariales pueden generar en materia de realización de derechos humanos.

 

Urrejola: ¿Cuál será su fuente de ingresos mientras sea Comisionada? ¿Es socia de Grupo Alianza? ¿Mantiene intereses con mineras?

Mi fuente de ingresos, de salir elegida, será aquella que corresponda a comisionada y eventualmente, actividades de docencia o informes en derecho.

Debo aclarar que yo no fui, no he sido ni soy parte del Grupo Alianza. Dicha sociedad era una sociedad de mi esposo con dos abogados más y que se dedicaba a consultorías ambientales.  Mi esposo, el día que asumió como Superintendente del Medio Ambiente, renunció a dicha sociedad. Y yo, desde el año 2013, no tengo ninguna relación personal ni laboral con el Grupo Alianza.  Entre los años 2012 y 2013 realicé informes en derecho para la consultora, en materias de estándares del Convenio 169, jurisprudencia interamericana, derecho comparado, principios rectores empresas y derechos humanos etc. Durante esos años desempeñaba labores propias de mi profesión en el mundo privado, durante el cual junto con hacer algunas asesorías a Grupo Alianza, también hice asesorías al BID, a FLACSO, al PNUD, al Instituto Nacional de Derechos Humanos en Chile y a la OIT.  

No he tenido nunca intereses con mineras, menos podría mantener algo que no he tenido nunca.

 

Urrejola: Ud es empleada del Ministerio Secretaría General de la Presidencia de Chile ¿Cómo puede garantizar su indepedencia?

Actualmente soy asesora en el Ministerio Secretaría General de la Presidencia en el Gobierno de Chile. Obviamente, de salir elegida, antes de asumir renunciaré a mi actual cargo y en el futuro no asumiría ningún otro con el gobierno de mi país ni con ningún otro de la Región. Tampoco asumiría obviamente causas, ni en representación de las víctimas ni de los Estados.

El hecho de tener una fuerte trayectoria en el ámbito de los derechos humanos desde el Ejecutivo creo que no me hace, per sé , menos autónoma respecto de los Estados. Aunque soy consciente que aquello puede poner sobre mi persona un manto de duda que es legítimo y comprensible. Sin embargo, quienes conocen mi trabajo en los diversos gobiernos, en la Secretaría General de la OEA y como consultora independiente pueden dar fe de que siempre pongo primero mi compromiso por la causa de derechos humanos, intentando remover obstáculos y planteando a quienes me han contratado mis diferencias e incluso oposición a determinadas decisiones, cuando corresponde.