Ben Raderstorf / Inter-American Dialogue

El jueves 30 de marzo, el Diálogo realizó un evento con Raúl Peñaranda, periodista boliviano y analista político, y José Manuel Ormachea, miembro de la Red Nacional de Participación Política Juvenil y fellow en la Universidad de Georgetown, sobre el futuro de Bolivia.

Un año después del referéndum en el que presidente Evo Morales falló en su intento de abrir un camino hacia un cuarto mandato, el futuro político de Bolivia es incierto. El partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), tiene varias vías legales para desafiar el referéndum y nominar a Morales como su candidato. Aunque la oposición se encuentra en un lugar más fuerte que en años anteriores, muchos cuestionan su capacidad para unificar y coordinar una estrategia común. Mientras tanto, la economía de Bolivia se está desacelerando, aunque sigue superando a muchos de sus vecinos. Una sequía ha traído una grave escasez de agua a La Paz, la capital, y los escándalos de corrupción están aumentando el deseo de los votantes por el cambio. Estos temas y más se exploraron durante la discusión con los expertos.

Empezando la conversación, José Manuel Ormachea habló sobre el referéndum del año pasado y su experiencia como activista en la campaña del “no”. Ormachea atribuye la victoria de la campaña a la creatividad de los organizadores y el uso de las redes sociales. Aunque la campaña del “no” triunfó, hay varias maneras en que el presidente Morales podría lograr la reelección. La primera de estas sería aprobar una reforma constitucional directamente. La segunda, sería aprobar un nuevo referéndum e ignorar los resultados previos. La tercera manera sería que el presidente Morales renuncie su mandato seis meses antes de finalizar su término y así justificar la legitimidad de su candidatura en el 2019.  La última manera sería que el presidente Morales use sus poderes ejecutivos para presentar un recurso de inconstitucionalidad. Respeto a estas cuatro opciones Ormachea dijo que “cualquier intento de forzar la reelección sería un atentado contra el orden democrático establecido en Bolivia”.

Raúl Peñaranda habló sobre los cambios que están ocurriendo en Bolivia que indican una nueva era para el país. El referéndum del año pasado fue la primera vez en que el presidente Morales ha sido vencido. Además, varias encuestas nacionales demuestran que si Morales se lanzase para reelección en 2019, no saldría victorioso. Peñaranda también explicó los cambios políticos en el “vecindario” de Bolivia, en donde los países andinos se encuentran también en fases de transición. Los altos precios de las materias primas también muestran una oportunidad para el crecimiento económico de Bolivia. Finalmente, Peñaranda mencionó varias predicciones para candidatos en el 2019 y resultados potenciales. “Si la oposición va desunida, podría ganar en una segunda vuelta, pero tendría la minoría en el Congreso” dijo Peñaranda.

Al finalizar se hizo una sesión de preguntas en las que se abarcaron los temas de la opinión pública y el legado de Evo Morales. Ormachea señaló varios beneficios de la administración de Morales como la representación indígena y el crecimiento económico. Estos simbolizan grandes cambios en el país andino que continuarás en la década que viene. Como demuestran las encuestas, “los bolivianos están listos para un cambio de ciclo, para el fin del evismo” dijo Peñaranda.

Puede ver la grabación completa del evento aquí