Inter-American Dialogue Inter-American Dialogue
About the DialogueMembersEventsPublicationsImpactSupport Program Agenda
Publications

Print Page

¿Conseguirá Obama un segundo mandato?

By Michael Shifter
La Nación, February 5, 2012

A version of this article in English can be found here

Todo puede ocurrir, pero lo más probable es que Obama sea reelegido. Es un candidato vulnerable, sobre todo en materia económica. Pero la economía está mejorando, y si la tendencia se mantiene el presidente debería estar en una posición más sólida en noviembre. Es un candidato formidable en campaña y va a contar con muchos fondos. Hay desilusión en la base del partido demócrata en algunos temas, pero en los últimos tiempos el presidente ha hecho guiños más populistas. El discurso sobre la equidad económica hará que muchos demócratas acudan a las urnas, pero el mayor desafío para él será mantener el apoyo de los independientes.

Mitt Romney es el más fuerte contendiente entre los republicanos. Argumentará que, como hombre de negocios, él sabe cómo crear empleos. Pero dado que muchos están muy enojados con Wall Street, su fortuna será un problema. Tiene, además, problemas para conectar con el ciudadano común. El hecho de que la reforma de salud que implementó como gobernador fue similar a la de Obama dejará este tema al margen de la campaña. El partido republicano está fuertemente dividido. Será difícil sanar esas heridas y unir al partido detrás de Romney, quien además no genera grandes pasiones entre los más conservadores.

Si es reelegido, Obama será cauto en el frente internacional. Intentará ser más atrevido en temas como la inmigración, Cuba, la paz en Medio Oriente y el cambio climático, pero no sería sabio tener demasiadas expectativas. Los cambios serán graduales, no dramáticos. Obama intentará dejar un legado en materia de política interna, no externa. Hillary Clinton no será de la partida en el segundo mandato, y no es claro aún quién la reemplazará. Obama afrontará las pruebas de la realidad. La lección de su primer mandato es que hay que esperar lo inesperable. Nadie predijo la "primavera árabe".

El autor es presidente del think tank Inter-American Dialogue, de Washington, EE.UU.